BBVA registró una pérdida de 1.792 millones de euros hasta el mes de marzo tras destinar 2.082 millones de euros para dar cobertura a su filial en Estados Unidos por la "negativa evolución de los tipos de interés en ese país y las peores perspectivas económicas", y dirigir otros 1.422 a provisiones por la crisis del coronavirus. Sin esas transferencias, la entidad habría declarado un beneficio trimestral de 292 millones. El banco también ha comunicado su decisión de no repartir dividendo en el ejercicio de 2020, tal y como recomienda el BCE. En España, el registro de provisiones crediticias relacionadas con el deterioro macroeconómico derivado del Covid-19 (517 millones de euros), llevaron a generar un resultado atribuido negativo de 141 millones de euros en esta área de negocio.