SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las plantas de PSA, las únicas sin fecha de retorno a la actividad en la Península

El resto de marcas ya retomaron la producción o lo harán en breve | El grupo francés desconcierta a los proveedores e insiste: no fabricará coches hasta que se vendan

Trabajadores de Volkswagen en Navarra, ayer, tras la vuelta a la actividad del centro. // Efe

Trabajadores de Volkswagen en Navarra, ayer, tras la vuelta a la actividad del centro. // Efe

La industria del motor arrancó ayer al ralentí y con grandes dudas sobre cómo afectará la pandemia del Covid-19 a las ventas en lo que resta del año. Las primeras fábricas en ponerse en marcha han sido las del gigante alemán Volkswagen AG, tanto Landaben (Navarra) como Seat (Martorell), y la de Mercedes-Benz (Vitoria). Y a lo largo de esta semana y la próxima lo harán las de montaje de Renault en Palencia y Valladolid (motores y cajas de cambio ya iniciaron su actividad hace días), Ford en Almussafes e Iveco en Madrid y Valladolid. Las únicas de la Península que por ahora no tienen fecha de vuelta son las tres del Grupo PSA: Grupo PSAVigouna decisión que ha descolocado a los proveedores más dependientes y a la propia plantilla, aunque la multinacional francesa que preside Carlos Tavares lo dijo muy claro: no volverá a fabricar coches hasta que se vendan.

Con las mejores previsiones sobre la mesa, el sector perderá este año un 25% de sus ventas, aunque todos los analistas coinciden en que dependerá de cómo evolucione la pandemia, los tiempos de desescalada en los distintos países -la industria española de las cuatro ruedas exporta más del 90% de su producción, sobre todo al resto de países europeos- y las repercusiones económicas de esta nueva crisis que, según algunas voces, podría ser peor para el motor que la de 2009. Uno de los puntos positivos a los que se aferra el sector es lo que está ocurriendo en China, donde tras la deshibernación las entregas de automóviles se han disparado un 20% en parte por un efecto rebote pero también por la aversión a utilizar ahora el transporte colectivo por temor a nuevos contagios.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Las marcas analizan todos los escenarios posibles y tras mes y medio de parón obligado están volviendo al trabajo en España con calendarios definidos; todas, menos PSA pese a que sus plantas han adoptado todas las medidas de seguridad disponibles para prevenir los contagios en los talleres y oficinas. Ayer lo hicieron Seat en Martorell, con 3.000 de sus 11.000 trabajadores de producción; Mercedes-Vitoria, con un tercio de la plantilla y en un único turno de los tres que tiene habitualmente la planta, y Volkswagen-Landaben, con unos 1.600 empleados (tiene 4.800).

Mañana vuelven al tajo los centros de ensamblaje de Renault en Valladolid y Palencia, que se sumarán a las plantas que el fabricante francés tiene de motores, en Valladolid, y de cajas de cambio, en Sevilla, que reabrieron el 16 de abril. Ford en Valencia continuará parada, al menos, hasta el 4 de mayo, en línea con el resto de plantas europeas del grupo. E Iveco ha aplazado al próximo 11 de mayo la reanudación de la actividad de sus dos fábricas en España (Valladolid y Madrid), prevista para el día 4, debido a que las plantas que les suministran gran parte de las piezas están en el norte de Italia y permanecen cerradas por la Covid-19.

Balaídos

En Vigo(27 de marzo y 6, 16, 20 y 27 de abril), la dirección del centro se limitó a informar que seguiría cerrado sine die hasta que hubiese una decisión del grupo (a los proveedores se les avisará con una antelación de 5 días). Y este, durante la presentación de resultados del primer trimestre, fue tajante: no se fabricarán coches hasta que se vendan, algo que se antoja casi imposible mientras las redes de concesionarios sigan cerradas (el negocio online sigue siendo residual).

Esta situación ha descolocado a la plantilla, sometida a un primer ERTE de fuerza mayor al que seguirá uno por causas organizativas y productivas hasta finales de año, y también a los fabricantes de componentes más dependientes de Balaídos, que, al contrario que otras empresas que tienen su cartera de clientes más diversificada, seguirán cerrados el tiempo que lo esté PSA.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats