Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus nos visitó antes de lo que creíamos

El SARS-CoV-2 entró en España a mediados de febrero, por múltiples vías de distintos países y no por un único "paciente cero", según sugiere un estudio genético del Carlos III

El virus nos visitó antes de lo que creíamos

Los investigadores de buena parte del mundo están descubriendo que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 lleva entre nosotros más de lo que se pensaba. El miércoles se anunciaba que las primeras muertes de Covid-19 en Estados Unidos se produjeron en California el 6 y 17 de febrero, y no en el estado de Washington el 29 de febrero, como se creía hasta ahora. Una investigación del Instituto de Salud Carlos III, pendiente de revisión, sugiere que el virus ya había entrado en España por hasta 15 vías diferentes a mediados de febrero, antes de que se detectara que había transmisión comunitaria en el país. De hecho, una semana más tarde, el 23 de febrero, el coordinador de Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, afirmaba: "En España ni hay virus, ni se está transmitiendo la enfermedad, ni tenemos ningún caso actualmente". Ahora Simón reconoce que "es muy seguro que hubiera casos asintomáticos que se nos escaparon".

¿Cómo han llegado a esta conclusión los científicos del Carlos III? Mediante el análisis genético. Como ocurría con las antiguas cintas analógicas de casete, cuyas sucesivas copias perdían calidad de sonido al acumular errores, los virus cometen fallos al replicarse: la secuencia de ARN sufre mutaciones al multiplicarse dentro de las células humanas. Afortunadamente, todo indica que este nuevo coronavirus muta mucho más lentamente que el virus del sida o el de la gripe, lo que a priori facilita la elaboración de una vacuna. Aun así, el análisis de esos pequeños cambios en el genoma de los virus permite estimar las vías de difusión y el origen temporal y geográfico más probable de sus diferentes "clados", que son como las "ramas familiares" que definen la evolución biológica del virus.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última horaCoronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Los científicos del Instituto de Salud Carlos III de Madrid y del Hospital Clínic de Barcelona concluyen que no hubo un único "paciente cero" que introdujo el Covid-19 en España, sino que el virus entró "por múltiples entradas de distintos países". Así lo explicó ayer a la agencia Efe Antonio Alcamí, investigador del Carlos III y uno de los autores del estudio, publicado en el repositorio de informes científicos BioRxiv.

La investigación se realizó a partir de los 28 primeros genomas del virus analizados en España. La mitad de esas muestras (14) proceden de pacientes de Madrid, y el resto de la Comunidad Valenciana (5), Castilla y León (4), Castilla-La Mancha (2) y una de Galicia, Andalucía y el País Vasco.

El análisis del genoma del actual coronavirus ha identificado tres grandes clados que se extienden por todo el mundo, llamados G, V y S. Los análisis filogenéticos de esas 28 secuencias revelaron que la mayoría de ellas están distribuidas en los clados G y S (13 secuencias en cada uno) y las dos secuencias restantes se ramifican en el clado V.

El origen de estos clados se estimó en España alrededor del 14 y el 18 de febrero de 2020, respectivamente, "con una posible ascendencia" de uno de ellos en Shangái. El hecho de que haya infectados en España por los tres clados significa, según Alcamí, que, "al menos, ha habido tres entradas diferentes, porque son muy distintos". Estos tres clados tienen secuencias similares a virus detectados en Alemania, Reino Unido, Italia, Holanda y Noruega, lo que evidencia la diseminación de los diferentes clados del coronavirus por Europa.

En cuanto a la transmisión, Alcamí afirma que puede haber sido por gente que vino del extranjero, pero también por personas que estuvieron en contacto con otros que sí habían estado fuera del país, y cita como ejemplo el partido de fútbol entre el Atalanta de Bérgamo y el Valencia, jugado en Milán el 19 de febrero, evento que fue calificado por el alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori, como "una bomba biológica". Así se explicaría el caso el caso de dos ancianos de la Comunidad Valenciana fallecidos por neumonía en febrero y que después se confirmó que tuvieron Covid-19.

Desde España el coronavirus se pudo diseminar hacia Estados Unidos, Holanda, Chile, Brasil, Georgia y Francia, según el estudio.

En el caso de Galicia, una de las vías de entrada conocidas fue un encuentro de 50 profesores salesianos que se celebró entre el 28 y 29 de febrero en León, y que propició casos en Vigo y Ourense, además de Asturias, León, Palencia y Salamanca. Ninguno de los profesores había estado en Italia ni en China, un dato que da idea de la diseminación del virus por España ya a esas alturas.

Fernando Simón señaló ayer que también está seguro de que "no hubo un paciente cero". De haber habido un solo introductor del virus, recordó, "no hubiera sido tan explosivo y tan inmediato el crecimiento exponencial" de la epidemia. El experto del Ministerio de Sanidad volvió a defender la teoría de que la gran ola de contagios en España se produjo durante la última semana de febrero, notificándose estos positivos alrededor de la segunda semana de marzo, justo después del 8M.

Sin embargo, Simón quiso matizar la información adelantada por "El País": "Hacia mediados de febrero se detectó una divergencia de algunos de los virus que entraron en España con respecto a los originales de China. Pero que el virus que entró en España sea divergente no implica necesariamente que estuviera circulando en ese momento", precisó el experto del Gobierno.

Compartir el artículo

stats