Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contagiar no es cosa de niños

Los pocos estudios existentes parecen apuntar al escaso papel infantil en la transmisión del Covid-19

Una madre coloca la mascarilla a su hijo. // Iñaki Berasaluce

Una madre coloca la mascarilla a su hijo. // Iñaki Berasaluce

Basándonos en la evidencia disponible, parece que los niños infectados no representan un vector importante en la transmisión del SARS-CoV-2, pero es demasiado pronto para establecer conclusiones, porque podrían llegar más datos de procesos de seguimiento de infecciones. Esto es lo que establece un informe oficial realizado en Noruega a partir de los escasos estudios científicos disponibles sobre este tema, algunos procedentes de China y Corea del Sur, entre otros países. De los estudios se deduce también que el contagio por parte de los niños podría realizarse por un contacto físico más directo que el de las simples gotículas respiratorias.

Los autores del informe oficial noruego destacan que hay muy pocos casos reportados de contagios del virus por niños. Matizan que la escasa transmisión viral de los niños en China podría deberse a que el número de hijos por familia es menor en ese país asiático debido a las políticas de "un solo niño o dos niños" impuestas por el régimen de Pekín. El estudio noruego también apunta a que no han encontrado ni un solo informe sobre brotes de Covid-19 en colegios.

Mencionan el caso de Islandia, que con una población similar en número a la de Vigo (364.000 personas) tiene la ratio de testeos per cápita más alta del mundo, y donde entre el 10% y el 15% de la población ha dado positivo, pero de los 268 niños menores de 10 años a los que se les realizó la prueba, solo tres (1.1%) dieron positivo. Thorolfur Gudnason, el experto islandés consultado, interpreta los datos en el sentido de que el contagio entre niños es muy bajo.

En Noruega, otro de los países nórdicos que mejor están controlando la pandemia, se han verificado solo cuatro contagios debidos a niños, todos en edades comprendidas entre los 12 y los 15 años.

En el maremágnum en el que se ha convertido la publicación científica en esta pandemia de coronavirus, en la que proliferan los estudios sin revisión por pares por la urgencia de la situación, encontramos otro informe del Australian Health Protection Principal Committee (AHPPC). Esta entidad oficial australiana señala que "no hay evidencia real de que la transmisión asintomática por parte de los niños desempeñe un papel importante". Sin embargo, añade, si se produjera una transmisión asintomática, sería poco probable que fuera solo a través de gotículas, sino principalmente a través de un contacto físico más directo.

Otro estudio, este de pediatras de India, apunta que un alto porcentaje de niños infectados por el nuevo coronavirus parecen ser asintomáticos y pueden contribuir a la transmisión de la enfermedad. No queda claro por qué en niños y gente joven el Covid-19 es menos grave. Parece tener que ver con con diferencias en el sistema inmune y en la expresión de receptores ACE2, la puerta de entrada de las células al coronavirus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats