Cómo plantear el tercer trimestre es una de las principales dudas para los docentes en estos momentos. Coinciden, la gran mayoría de profesores consultados, en terminar el curso como en un año académico normal, en junio, pero las opiniones son dispares cuando se les pregunta sobre las evaluaciones, la evolución del feedback o la materia que debe impartirse en el tercer trimestre que, según lo que ha trascendido hasta el momento, se desarrollará en casi su totalidad (o sin el casi en función de la evoluación de la crisis sanitaria) en casa.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

"Quedan tres meses de curso. No veo posible ampliar a julio. Llevamos más o menos quince días en casa y ya hay muchas familias cansadas de las tareas educativas. Tampoco me parece buena idea dar por terminado el curso y que los contenidos no dados pasen a darse en el próximo curso. Sería una locura después", expresa Xavier Estévez, docente. Considera que es un buen momento para plantear contenidos realmente importantes en lo que resta de curso. "Y centrarnos en eso. Tenemos que hacerles la tarea sencilla aunque dar clases así no es fácil, estamos en un territorio sin explorar", añade Estévez. Cree "fundamental" que ningún niño se quede atrás por falta de tecnología. "Y,, ¿cómo evaluar? Llevamos mucho tiempo escuchando hablar en contra de las pruebas escritas, de los exámenes. Pues igual es momento de poner en práctica nuevas estrategias de evaluación (por rúbricas, por ejemplo). ¡Ojo! Que si volvemos a clase presencial en junio tampoco me parecería bien pasarnos el mes, o el tiempo que sea, haciendo exámenes", añade.

Sin embargo Julio Díaz, también docente, cree que sí se podrían pasar contenidos al próximo curso. "El curso debería ser a partir de ahora un repaso de conocimientos; no todos los chicos y chicas tienen las mismas oportunidades y los mismos medios. Después, en un curso o dos, se podrían ir adaptando contenidos pendientes", expresa Díaz, que apunta: "no todos tienen el mismo ritmo y los conocimientos no lo son todo, hay más variables". "Se podría adaptar los currículos a su ritmo de avance; nosotros somos profesionales y sabemos cómo hacerlo". Javier García, por su parte, plantea la posibilidad de fijar un nuevo currículum para este tercer trimestre, con opciones más enriquecedoras que los contenidos curriculares establecidos. "Estou seguro que sería sinxelo chegar a acordos para decidir que contidos serían importantes nestes intres e en cada contorna escolar", apunta el docente. En todo caso, la idea para el tercer trimestre es "flexibilizar" contenidos, según las instrucciones transmitidas a los centros. Para Isabel Blanco, habrá que definir en qué consiste la flexibilización: ¿reducir, eliminar, adaptar...? Esta docente considera que es muy necesario que el alumnado siga activo este tiempo en casa. La duda es hallar el equilibrio.