No dar más contenido y centrarse lo que queda de curso en repaso y refuerzo. Así lo considera el Consejo Escolar del Estado (CEE) que estudió ayer un borrador de propuestas relativas a las actuaciones en educación ante el cierre de las clases presenciales, en el que se propone, entre otras medidas, no avanzar en los currículos y tener en cuenta solo lo estudiado hasta el mes de abril.

Fuentes del máximo órgano consultivo en materia educativa del Estado señalan que finalmente será el próximo martes, 7 de abril, cuando el Consejo apruebe sus recomendaciones, según lo acordado ayer en Comisión Permanente (telemática).

El Consejo Escolar del Estado, integrado por representantes de las comunidades autónomas, sindicatos de enseñanza, patronales, organizaciones de padres de alumnos y estudiantes, muestra así su postura tras la decisión de Ministerio de Educación y comunidades de continuar con las clases telemáticas, "flexibilizando" los contenidos del tercer trimestre para que el alumnado no pierda el curso.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

En su borrador, la comunidad educativa contempla distintos escenarios en función de si las clases presenciales se reanudan a finales de abril, en mayo o los alumnos no pueden volver a clase este curso. Indica además que no debe prorrogarse el curso a julio. En Primaria, ESO y Bachillerato se plantea que no se introduzcan nuevos contenidos en los trabajos programados, es decir que no se avancen los programas. "El trabajo se debería centrar en el repaso y repetición de los contenidos y aprendizajes fundamentales de cada materia y en las competencias básicas abordados desde el comienzo del presente curso hasta el mes de abril", recomienda.

Dichos aprendizajes fundamentales serán adaptados por el profesorado a partir de una reducción y condensación de los currículos.

No obstante, para el alumnado cuyos profesores consideren que tienen un dominio probado, en las evaluaciones realizadas hasta ese momento, de los contenidos y aprendizajes fundamentales y, en su caso, de las competencias, propondrán tareas de profundización y ampliación. En cuanto a las evaluaciones del tercer trimestre, estarán basadas en los contenidos, aprendizajes y competencias señalados y trabajados, tanto en casa por el alumnado durante el confinamiento, como en las clases presenciales a partir del momento que éstas pudieran realizarse.

La evaluación del tercer trimestre en cada una de las materias, si resulta positiva, se entenderá como recuperación de las anteriores para aquellos alumnos que tuvieran una o las dos insuficientes, según el borrador del Consejo.

En el caso de que las clases se suspendan hasta el inicio del siguiente curso, el Consejo propone que las administraciones dispongan las medidas necesarias para que todo el alumnado pueda realizar la evaluación del tercer trimestre desde casa, de modo telemático. La evaluación final de cuarto de la ESO tendrá en consideración las evaluaciones de los dos primeros trimestres y la del tercero, evaluación ésta que será considerada, en el caso de que resulte positiva, como recuperación de las dos anteriores y, en consecuencia, permitirá la obtención del título de la ESO. Igualmente, la evaluación final de segundo de bachillerato tendrá en consideración las evaluaciones de los dos primeros trimestres y la del tercero. Será considerada, en el caso de que resulte positiva, como recuperación de las dos anteriores. permitirá la obtención del título de bachillerato y realizar las pruebas de acceso a la universidad (EBAU).