El Gobierno de España estudia endurecer las restricciones a la actividad económica y a la movilidad de los ciudadanos en aplicación del estado de alarma decretado, al menos, hasta el próximo 11 de abril para tratar de detener la expansión el coronavirus.Los fallecidos por el Covid-19 ya son 4.858, 769 más en un día, y los contiagados superan los 64.000, un 14% más en veinticuatro horas. De esos casos, el número de pacientes ingresados en la UCI alcanza los 4.165, frente a los 3.679 contabilizados una jornada antes.

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, aseguró ayer que todos los ministerios están preparados para adoptar cualquier medida complementaria si es que el Ministerio de Sanidad ve adecuada implantarla para reducir los riesgos de la Covid-19. Eso sí, remarcó que las medidas ya adoptadas por España son de las más drásticas de Europa.

Montero explicó que el Ejecutivo está analizando qué han hecho otros países y cualquier otra nueva restricción dependerá de lo que digan las autoridades sanitarias que son las que manejan los datos científicos y ven cómo evoluciona la enfermedad.

El Consejo de Ministros aprobó ayer formalmente el decreto de prórroga del estado de alarma durante otras dos semanas, que recibió el visto bueno del Congreso el pasado miércoles. Con este decreto, el Gobierno se compromete además a comparecer semanalmente en la Cámara Baja para informar de la situación, algo que hará el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se encargará de dar cuenta detallada de los datos sobre la evolución de la pandemia. Una comparecencia del titular de Sanidad que el PP considera claramente insuficiente.

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, reconoció que está encima de la mesa un posible endurecimiento de las medidas de movilidad: "La decisión no es mía, pero se está valorando la posibilidad de hacer cambios. El objetivo no sólo es descender en la curva de contagios sino garantizar que ese descenso impida sobrepasar la capacidad de las UCI. Sabemos que algunas autonomías están en situación límite y hay que evitar que otras caigan en esa situación. Al margen de lo que se decida entre hoy, mañana o pasado, es clave que algunas medidas que ya están aprobadas se intensifiquen", como reducir los contactos interpersonales "tanto en el trabajo en quienes deben continuar acudiendo a su trabajo pero que pueden extremar las distancias, como los contactos interdomiciliarios" entre personas que deberían aislarse del resto de las familias.

De hecho,el Ministerio del Interior ya ha modificado la orden del pasado 21 de marzo en la que establecen las condiciones de un hipotético cierre de las carreteras para incluir a los vehículos de las Fuerzas Armadas "en el caso del cierre de las vías o restricción a la circulación de determinados vehículos".

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, volvió a valorar los últimos datos de contagiados con cierto optimismo: "El incremento ha sido menor, del 14%, pero hay que ser prudentes porque podría haber cierto artificio en la notificación. La hospitalización es de un 14% y el incremento en el uso de UCI ha sido de un 13%, lo que muestra una ralentización en el incremento". Sin embargo, remarcó que "en la hospitalización y las UCI el pico se verá la próxima semana".