Las empresas eólicas han "extremado las medidas cautelares y preventivas" contra el contagio por COVID-19, reduciendo "al mínimo" el mantenimiento de los parques y atendiendo solo incidencias urgentes. Como recuerda su patronal, la Asociación Eólica de Galicia (EGA), el suministro está garantizado en las condiciones propias de este tecnología que produce más del 40% del consumo eléctrico gallego. Los trabajadores "solo realizan las tareas de mantenimiento absolutamente necesarias" con "el mínimo contacto".