Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "mecánica naranja" contra el virus

- Países Bajos rechaza decretar el confinamiento y solo aconseja la distancia social - Apuesta por la inmunidad colectiva, estrategia que ya abandonó el Reino Unido

Visitantes en un mercado de La Haya, anteayer. El mercado ha sido ya cerrado. // Phil Nijhuis

Visitantes en un mercado de La Haya, anteayer. El mercado ha sido ya cerrado. // Phil Nijhuis

Hoy se cumple un mes desde la aparición del primer caso de coronavirus en los Países Bajos, un hombre de Loon op Zand (sur) que había estado en Lombardía (Italia). El país que inventó el "fútbol total" con la "Naranja Mecánica" de Cruyff juega con un sistema diferente contra el coronavirus. El Gobierno del primer ministro Mark Rutte rechaza decretar el confinamiento, que según la web en la que se especifican las medidas neerlandesas contra la pandemia, "no es necesario". Solo el pasado martes prohibieron las reuniones de más de tres individuos, y se insta a mantener 1,5 metros de distancia con las demás personas. El país de los tulipanes, de larga tradición de libertades individuales, declara ya 7.431 casos y 434 muertes.

Para el ejecutivo de Rutte, el confinamiento "es una medida de gran alcance que, afortunadamente, no es necesaria en este momento. Un bloqueo significaría que la sociedad y la economía se paralizarían y la libertad de movimiento estaría gravemente restringida", explican en el portal gubernamental sobre el coronavirus.

En su lugar, apuesta por que todo el mundo se quede en sus casas "lo más posible", pero no lo plasma en un decreto. Todas las medidas se aplicarán hasta el 6 de abril inclusive, menos la prohibición de eventos y reuniones, que estará vigente hasta el 1 de junio.

No parece que el seguimiento de estas medidas por parte la población haya sido estricto, ni mucho menos. Anteayer una multitud abarrotó uno de los mercados de La Haya, como se puede ver en la imagen que ilustra esta información.

El primer ministro holandés se mostró partidario la semana pasada de la estrategia de inmunidad de grupo, que ya ha abandonado su homólogo británico, Boris Johnson: cuanto más personas estén inmunizadas, menos probabilidades habrá de que el contagio se extienda a los ancianos y a otros colectivos vulnerables. Sin embargo, virólogos de prestigio, como Daniel Scott-Algara, del Instituto Pasteur, consideran que esto es una moneda al aire tratándose de un nuevo coronavirus del que no se sabe con seguridad si creará inmunidad a medio y largo plazo.

Compartir el artículo

stats