19 de marzo de 2020
19.03.2020

La Xunta cifra en 26,8 millones el daño a las ventas en lonja de la bajura y al marisqueo

Mar pide al Gobierno ayudas directas e indirectas para el sector - Madrid recomienda alargar mareas "todo el tiempo que se pueda" - La lonja de Vigo, activa pero con poco movimiento

19.03.2020 | 05:40

La Consellería do Mar ha cifrado en 26,8 millones de euros el daño para el sector de la bajura, marisqueo y acuicultura de la comunidad por la baja demanda y la caída de precios en lonja. El departamento que dirige Rosa Quintana trasladó la estimación a las cofradías en un documento que también envió al Ministerio de Pesca para intentar agilizar la tramitación de subvenciones para los armadores y trabajadores que se puedan ver afectados a causa del estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus. En el texto, Mar hace una serie de sugerencias para articular las "ayudas directas e indirectas", que piden se extienda también a otros sectores como el que afecta a las rederas o a las empresas transformadoras y auxiliares. En este sentido, desde la Xunta entienden que este tipo de ayudas pueden entrar en la categoría de aquellas "destinadas a reparar los perjuicios causados por desastres naturales o por otros acontecimientos de carácter excepcional" al tratarse de una pandemia.
Tal y como viene alertando el sector pesquero en los últimos días, la flota sigue saliendo al mar, pero los precios son cada vez menores. Y en algunos casos, como el marisqueo, ya se plantean parar del todo. Los asiduos a la lonja de Vigo, por ejemplo, notaron estos días la caída de movimiento, sobre todo por el lado de los compradores, además de una proliferación de las mascarillas y guantes a instancia de la Autoridad Portuaria.
De hecho, el texto de la Xunta enviado a Madrid detecta una "minoración de actividad comercial en el ámbito marítimo-pesquero derivado de la caída de demanda en los últimos días", con una "afectación potencial" directa sobre el sector extractivo de 26,8 millones, de los cuales 14,4 corresponderían al período actual de vigencia del decreto del estado de alarma.
Por eso, en el documento la Consellería hace hincapié en "prestar especial atención a la paralización de la actividad pesquera, marisquera, acuícola y de transformación y comercialización de productos del mar". En el texto, recomienda al Ministerio de Pesca dos propuestas para paliar los daños al sector: uno en forma de ayudas directas para los trabajadores y armadores, y otra de bonificaciones.
En el primer caso, Mar propone tomar como referencia los cálculos efectuados en el marco del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) en lo relativo a las ayudas a la paralización definitiva y temporal de la actividad, en función de los GT del barco (para armadores) o de los días de parada (para tripulaciones). En el segundo, apuesta por la aprobación de un Real Decreto-Ley con un paquete de medidas para la "reducción de cargas fiscales y de seguridad social y en la apertura de líneas especiales de crédito para las empresas y entidades asociativas marítimo-pesqueras".
En total, calculan que el sector gallego precisaría entre 22 y 50 millones de euros, en función de si se extiende o no el estado de alarma y en base a las recomendaciones realizadas por Mar.
Medidas
Por otro lado, los sectores afectados y las administraciones siguen pronunciándose sobre la situación. Ayer lo hizo la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), que calificó como "imprescindible" que las distintas Administraciones "arbitren medidas, incluso económicas" para garantizar que la flota siga faenando y trayendo comida a tierra. "Y en aquellos casos en los que haya que suspender la actividad, habrán de establecerse apoyos económicos a tripulantes y empresas", insistió a través de un comunicado.
Desde el Ministerio de Pesca, por su parte, trasladaron una serie de recomendaciones para los buques pesqueros al ser una parte "crítica" de la cadena de suministro de alimentos. Así, si nadie de la tripulación está afectado por la enfermedad, el barco es un espacio que ofrece aislamiento con terceras personas y debe mantenerse así el máximo tiempo posible "alargando las mareas todo el tiempo que se pueda", evitando entrar en puerto hasta que no se disponga de las capturas suficientes para un grado de ocupación de las bodegas significativo o la calidad de las capturas pueda verse afectada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca