19 de marzo de 2020
19.03.2020
Faro de Vigo
Galicia:
Casos (total):
  9.466
Fallecidos:
 547
Recuperados:
 5.393
España
Casos (total):
 212.917
Fallecidos:
  24.275
Recuperados:
  108.947
Actualizado: 29-04-20 13:10h

La factura más larga del manido emprendedor durante la crisis del coronavirus

Bajaron las verjas el viernes y la mayoría no las ha vuelto a abrir; los autónomos reclaman más apoyo público ante la falta de ingresos y la ausencia de moratorias para alquileres o pago a proveedores: "Muchos deberán tirar la toalla"

19.03.2020 | 01:21
La factura más larga del manido emprendedor durante la crisis del coronavirus

Es un colectivo en fase menguante: en los últimos cuatro años Galicia ha perdido 7.548 afiliados al régimen de autónomos. Lo que no se ha achicado es su aportación al sistema público, que recaudó -en 2018, último ejercicio del que se disponen datos cerrados- casi 900 millones de euros en concepto de cotizaciones. El vendaval del coronavirus los ha golpeado sin piedad. "Que no nos llamen emprendedores, aquí piensan que por tener un negocio somos millonarios y mucha gente va a tirar la toalla", clama Álvaro, socio de una empresa familiar con tres tiendas de ropa deportiva.

Cerradas temporalmente. Anegadas de incertidumbre, como las de miles de negocios que han corrido la misma suerte en toda la comunidad. "Tenemos que dar certidumbre a los autónomos, a la sociedad. En unos días tendremos clarificado un sistema por el cual todos los autónomos podamos acogernos al cese de actividad si cumplimos los requisitos", apunta el presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA). Es el esfuerzo que comparten en la Federación de Autónomos de Galicia (APE), que ha remitido también una guía a sus asociados para despejar el mar de dudas.

Los autónomos podrán acogerse al cese de actividad cuando ésta se haya visto interrumpida por la pandemia, o acreditar una reducción del 75% en su facturación respecto al semestre anterior. "No me vale ni para medio recibo", clama Lourdes, propietaria desde hace diez años de un comercio de artículos de belleza y cuidado personal. "No es solo la cuota, es que tenemos que pagar un alquiler, la luz, a proveedores...".

La prestación a obtener para los trabajadores por cuenta propia se calculará con el 70% de la base reguladora o con el 70% de la base mínima cuando no se pueda acreditar el período mínimo de cotización. Esa base mínima asciende a 944,4 euros mensuales, fijados para 2020. En principio, la validez de esta renta extraordinaria es de un mes, pero podría prorrogarse si se mantiene la actual situación. El importe a ingresar sería de casi 661 euros.

"Hemos conseguido que el Gobierno escuche parte de nuestras reivindicaciones y somos conscientes de que hay que seguir reclamando más respuestas y protección, porque esta crisis ni sabemos cuánto durará ni se irá sin más con la pandemia", asegura la secretaria general de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae), María José Landaburu. El objetivo, que todo el colectivo conozca los derechos que se le han reconocido y que ningún trabajador "se quede atrás".

Ana, con su taller de pintura cerrado desde el pasado viernes -también daba clases extraescolares a niños-, es escéptica. "Entiendo que esto es muy malo para todos, pero siempre somos los mismos los más castigados. Merecemos más atención". Es cierto que Galicia, como publicó FARO, es la comunidad con menos porcentaje de autónomos adscritos a la cuota mínima, pero siguen siendo amplia mayoría. A cierre de 2019, el 76% de estos profesionales pagaba el cupo más bajo. Pero también es verdad que 42.000 de estos cotizantes -de un total de casi 209.000- trabaja a pérdidas. "En toda España tenemos unos 600.000 profesionales que cotizan por encima de sus posibilidades, no pueden asumirlo", clama Abad.

LOURDES - "EL TOCADOR DE LU"




LOURDES - "EL TOCADOR DE LU"

"No es ya el dinero, sino el esfuerzo. Yo tengo aquí diez años de mi vida y los voy a perder"

Dice Lourdes (Lu, para los amigos) que todavía confía en despertarse. Que es una pesadilla. Que no parece real. "Cuando dijeron que los niños no volverían al cole me pareció bien, me dije menos mal. Pero por Dios, que no me cierren la tienda". El mismo "bicho" que tiene enclaustrado a su hijo –ella guarda cuarentena, no puede verlo– no hace más que recordarle esa libreta que pone "deudas". Ayer pidió a su pareja que fuera a por ese cuaderno a la tienda, para "ir llamando a los proveedores uno por uno, pidiendo una moratoria o algo así". Esperaba alguna medida de protección en materia de alquiler, pero no se produjo; el bajo que ocupa no es suyo. "No es ya el dinero, sino el esfuerzo. Porque yo tengo aquí diez años de mi vida metidos y los voy a perder. Me encanta aplaudir en los balcones, pero yo ahora mismo no tengo nada". Para Lu esta situación está lejos de resolverse, "cuando esto pase la gente no va a ir desbocada a comprar a los comercios". Y lanza: "Hay familias que viven de un mismo negocio. ¿Alguien les preguntó si tienen para comer?"

 



ÁLVARO - BASE: MOBU DEPORTES




ÁLVARO - BASE: MOBU DEPORTES

"No quiero compasión, solo pido lo que me corresponde. Esto no se lo deseo a nadie"

Su mujer, dice, "tiene la desgracia de estar casada conmigo, y por eso es autónoma". Álvaro regenta un negocio familiar, con tres tiendas de material deportivo "que generan puestos de trabajo". Ayer, sobre en mano, fue a la gestoría a tramitar un expediente de regulación de empleo (ERTE) para su plantilla. Ni él, ni su esposa ni su hermana pueden acogerse a esta medida. "Yo pago cada mes una cuota de 596 euros para tener una pensión digna. No quiero compasión, nunca he hecho trampas. Pido lo que me corresponde, que se me trate igual que a los demás". No ahorra en críticas ni a las medidas que se acaban de poner en marcha frente a la pandemia ni a un sistema que "solo blinda a las grandes corporaciones. A nosotros, los pequeños, nos quieren fuera, nos penalizan por crear riqueza". Su negocio suma ya casi 40 años de actividad ininterrumpida, golpeada ahora por una paralización casi completa y abrupta de la economía. "Vamos a estar como poco muertos cuando nos tengamos que levantar. Esto no se lo deseo a nadie".

 



Manuel - Bar "La baldosa"




Manuel - Bar "La baldosa"

"Es duro verte así, hay que cogerlo como un mes malo. Ahora hay que quedar en casa y ayudarse"

Ocho años lleva Manuel (Manu) al frente de su vinoteca-tapería. Un negocio que siempre ha tratado de reinventar, "haciendo cosas nuevas, probando cuando se podía". "Tanto luchar para que ahora esto te frene en seco... Es muy duro verse así". La pasada semana, como sus colegas de hostelería, estaba "expectante". "Había división de opiniones, pero nadie se desmarcó, hay que arrimar el hombro". Lo que no le gustó fue el paquete de ayudas extraordinarias aprobadas por el Ejecutivo. "Están intentando parar un país, es muy complicado y lo entiendo. Pero tenemos dudas acerca del futuro de nuestro negocio, cómo vamos a pagar las cuotas, la Seguridad Social..." Manu tiene una empleada, "no la voy a dejar tirada, pero también tengo dos hijos". Como al grueso de un colectivo que siempre se ha sentido relegado, cree que "otra vez nos dejan con el culo al aire". Aún así saca fuerzas –de donde sea– para lanzar un mensaje de ánimo. "Hay que coger esto como un mal mes. Quedarnos en casa, ayudar a la familia, vecinos, amigos".

 



Miguel - Cataragua




Miguel - Cataragua

"Retrasar el pago de cotizaciones no sirve de nada si las tengo que abonar juntas en un año"

Antes de montar una empresa de servicios técnicos de piscinas Miguel era músico. Lleva "toda la vida" cotizando como profesional autónomo, en una actividad que, en su caso, es muy estacional. "Era ahora cuando tenía trabajo, es el peor momento". Hubo que hacer doble lectura del Real Decreto –el que decretó el estado de alarma– para despejar que él sí podía seguir operando. No sin dificultades. "Hay dos tipos de clientes: a los que les parece mal si vas a trabajar, y a los que les parece mal si no vas". Funciona al ralentí estos días, recibiendo todo tipo de excusas. "Que si mejor no vengas, o los que te responden por el telefonillo que te pongas los guantes". Lamenta Miguel la completa desunión del colectivo de autónomos, con un tejido asociativo muy atomizado. "Es el eterno problema, somos un desastre. No puede haber una manifestación de autónomos porque no tenemos ese tiempo. Y, de tenerlo, tendrías que pasar de trabajos, con la pérdida de clientes". No aprueba las medidas económicas. "No vale de nada retrasar los pagos si dentro de un año tengo que pagarlo todo junto".

 



Elbi - Elbi peluquería




Elbi - Elbi peluquería

"Hay que administrarse, tengo claro que mi prioridad va a ser comer. Me siento abandonada"

Es peluquera, autónoma desde hace 18 años. "Hoy [por ayer] le corté el pelo a mi hija, para no perder la costumbre", dice mientras se le intuye una sonrisa al otro lado del teléfono. Cuando habla de sus dos chicas, eso sí, porque la situación que encaran –habla en todo momento del "colectivo"– no da para muchas bromas. "Tuve una trabajadora, pero ahora estaba yo sola por motivos de salud". Elbi va a operarse por segunda vez. Tras la primera no cogió una baja; "ahora ya ves". Esta era una época buena para su negocio, "con época de comuniones, para levantar un poco cabeza" y seguir al pie del cañón en un trabajo que le gusta. No oculta su enfado con las medidas económicas del Gobierno. "Es increíble, tanto vendernos la moto para nada. Aunque ya sabía que los autónomos íbamos a quedarnos fuera, como siempre". Ya escribió al dueño del local que tiene alquilado. "Si no facturo no puedo hacer otra cosa, ya me haré cargo cuando podamos abrir. Ahora hay que administrar, pero tengo claro que mi prioridad va a ser comer".

 



Marga - Pontevedra digital




Marga - Pontevedra digital

"Si solo son quince días lo puedo asumir, pero calculo que nos iremos a mes y medio mínimo"

La empresa de Marga depende en buena medida de las licitaciones que validan los concellos o de eventos programados por asociaciones. "Está totalmente parada, me he traído el portátil para casa para hacer algunas gestiones". En su caso no tiene importes pendientes de pago con proveedores, lo que alivia un poco su situación. "Si solo son quince días lo puedo asumir, pero calculo que estaremos parados como mínimo mes y medio". Es un escenario complejo, con un local arrendado y sin saber qué medidas podría adoptar el propietario del inmueble. Entre las medidas económicas de urgencia aprobadas para encarar las consecuencias de la pandemia no figuran moratorias para el alquiler de autónomos. Parte de ese paquete de auxilio dependerá además de los fondos de entidades locales. "Me va a retrasar las ventas, nosotros hacemos eventos para municipios y asociaciones". Hace cinco años que funciona su empresa, con una trabajadora encargada de tareas de diseño.

 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

SELECTIVIDAD GALICIA 2020


Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias

FaroEduca