Tazas personalizadas, dibujos o camisetas pintadas. Las corbatas este año se vuelven de papel como agasajo artesanal del Día del Padre, un día que será recordado por los más pequeños de manera diferente, en plena cuarentena por la pandemia del coronavirus, en un encierro que en la mayoría de los casos les ha obligado a agudizar su ingenio para tener algo bonito con lo que sorprender a sus padres.

En muchos colegios es una manualidad ya común durante estos días. Realizan alguna artesanía en las aulas como una actividad que fomenta su creatividad al tiempo que cada niño puede personalizar su regalo y añadirle esa dosis de amor y cariño propio. Algunos colegios, como por ejemplo el Colegio Maristas Vigo "El Pilar", colgaba en el blog de su página web una propuesta sencilla para que los niños pudieran hacer el regalo en casa. La propuesta tiene un valor añadido, ya que además sirve para entretener a los niños durante un buen rato en pleno encierro.

Seguramente a lo largo de los días, las manualidades han sido alguno de los recursos más socorridos para tener a los más pequeños, y a los mayores también, entretenidos durante las interminables horas de encierro. Pero ayer los más pequeños seguramente se habrán puesto manos a la obra con más ilusión si cabe. Muchos habrán tenido que echar mano de los materiales que tenían en casa. Cuerdas, cintas, pasta de modelar... Desde los dibujos con dedicatoria, a los más mañosos que han pintado tazas, camisetas, piñas del campo, como Pablo, o otros como Sofía, que ha dejado volar su imaginación al máximo y se pasó ayer toda la tarde montando una exposición de Legos para su padre.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

A otros, como a Manuel y Daniela, se les dio por la repostería y decidieron sorprender a su padre con un suculento bizcocho, aunque con azúcar integral, ya que en la tele habían oído que en estos días de encierro era importante comer sano.

Ayer todos los niños pusieron su imaginación a funcionar para vivir hoy el Día del Padre más artesanal y ecológico ya que, además, en la mayoría de los casos realizaron sus creaciones reciclando materiales que tenían por casa.

La pequeña María ponía todo su esmero en la faena porque sabía que hoy sus abuelos podrían ver su foto publicada en estás páginas. Aunque viven justo enfrente de su casa no pueden verse por culpa de la cuarentena, aunque hoy podrán verla en el periódico. Ese será también un regalo muy especial para ellos.

Sin lugar a dudas serán regalos que ocuparán un lugar especial en el corazón de aquellos padres que saben el cariño y esmero que han puesto los niños en un Día del Padre tan complicado como el de hoy y en el que no lo han tenido fácil mantener la sorpresa a salvo durante la elaboración del regalo al estar, en la mayoría de casos, sus padres en casa a causa del encierro.

Pero si la situación ha obligado a algunos a exprimir al máximo su capacidad creativa, los hubo también más previsores, que ya habían comprado algún que otro detalle antes de que entrasen en vigor las medidas excepcionales decretadas por el Gobierno por el estado de alarma. Ahí, los presentes dentro del catálogo de los jerseys, colonias, algo de electrónica...

También otros han recurrido a la compra online, ya que sigue estando permitido el envío de mercancías adquiridas a través del comercio electrónico. De hecho, en los últimos días ya estaba previsto un aumento importante en las ventas a través de la red, pese a que en algunos casos la entrega no esté garantizada. Un vale por el producto adquirido será la mejor opción en caso de que el paquete no llegue a tiempo. Todas y cada una de las opciones elegidas para hoy serán, sin duda, entregadas y recibidas con todo el amor del mundo, con el corazón encogido por el encierro, pero latiendo de esperanza para seguir teniendo motivos para celebrar.