17 de marzo de 2020
17.03.2020
Faro de Vigo
Galicia:
Casos (total):
  11.198
Fallecidos:
 614
Recuperados:
 9.716
España
Casos (total):
 235.536
Fallecidos:
  28.748
Recuperados:
  150.376
Actualizado: 24-05-20 18:40h

Coronavirus en Vigo: Aislado antes que nadie

Un vigués lleva 10 días en confinamiento voluntario - "Cuando empecé sabía que quedaría de tarado o de visionario", afirma

17.03.2020 | 00:50
El "omegamán" gallego, en la cumbre de Monteferro, Nigrán, en una imagen tomada antes de su confinamiento voluntario. // Remitida por O. L.

No tiene ningún síntoma ni indicios de que haya contraído el coronavirus; es relativamente joven (44 años), hace mucho deporte y no tiene enfermedades crónicas, pero O.L.P. (prefiere figurar por sus iniciales) lleva en confinamiento voluntario desde el 7 de marzo, una semana antes del anuncio del estado de alarma. Desde antes todavía se pone mascarilla, no utiliza el ascensor, usa una servilleta de papel para abrir las puertas y mantiene las distancias con los demás. Cerró al público la casa rural cuyo alquiler gestiona, mandó sacrificar una ternera para consumo propio y rogó a sus padres y hermanos que tomasen todas estas precauciones, con escaso éxito. Hasta ahora. "Cuando empecé con esto sabía que solo había dos alternativas: o quedaba de tarado o de visionario", cuenta a FARO este vigués. El tiempo ha demostrado que es lo segundo.

Este omegamán gallego -podemos llamarlo así por la película postapocalíptica "The Omega Man", "El último hombre vivo", protagonizada por Charlton Heston en 1971- no es médico, pero vio venir lo que se avecinaba por sus contactos comerciales. "A partir del 29 de febrero empecé a sentir curiosidad -relata-. Todos los años por esta época preparo un evento para la navidad en Galicia con profesionales chinos e italianos. Me parecía raro que me hablasen del coronavirus si aún no había llegado a España. Luego vi que en Italia había 5.000 casos, hablaba con amigos que trabajan en multinacionales en Milán, que Visa mandaba a sus empleados a teletrabajar, que en Salerno [cerca de Nápoles, al sur] se autoimponían cuarentena...".

Entonces comenzó a preocuparse. Inició la costumbre de rellenar hojas Excel con los casos de contagios y muertes registrados en diversos países, como Italia y España. Comprobó que aquí vamos siguiendo los pasos del país transalpino. No es matemático, pero ha hecho sus cuentas: vaticina que entre finales de este mes de marzo y el 10 de abril España rondará los 83.000 casos. "Es un escenario catastrófico -admite-. No soy Nostradamus, pero veo que en Corea del Sur hacen 3.500 pruebas de Covid-19 por millón de habitantes y aquí solo 400". Augura que se producirá un colapso sanitario y que aumentarán las muertes. "Ha hecho mucho daño decir que esto era una gripe", lamenta, y denuncia también la "inacción del Gobierno". "Nos dicen que las mascarillas solo deben ponérselas los infectados. ¿Y cómo sé yo que estoy infectado?", se pregunta. En cambio, en China, donde han superado ya el pico de la enfermedad, es obligatorio llevarlas. Uno de sus contactos en el país asiático, que trabaja en una empresa de atracciones de ocio, le ha contado que han reconvertido sus líneas de producción para fabricar más mascarillas.

"Cuando esta semana salí con mi mascarilla de mi cuasi confinamiento (fui al coche y regresé, 500 metros aproximadamente), unos adolescentes, entre risas, me gritaron desde su balcón: '¡Vete para casa!'. Después, un conocido me dijo desde 10 metros, él sin mascarilla y con otras tres personas en amigable charla, que ese modelo no servía para nada, a lo que le respondí: ¿y la tuya sirve?".

Recuerda el "omegamán" gallego que la versión oficial es que la mascarilla solo es útil si estás infectado o eres personal sanitario. "Sin embargo, si como se viene insistiendo, uno puede contagiar el virus SARS-CoV-2 sin tener ningún síntoma o tardar de 5 a 14 días en incubarlo, el hecho de no llevar mascarilla es casi un acto homicida. Una mascarilla es un chaleco antibalas en una ciudad con francotiradores", compara.

En cuanto a la gestión de la crisis, opina que "tendrán que rodar cabezas" cuando esto pase. "Tengo 130.000 mascarillas en Colombia y 300.000 en China. He llamado a la Xunta y al Ministerio de Sanidad y me han atendido, pero aún no me han contestado", lamentaba ayer.

Sentirse como Sarah Connor

"Desde que llegó el primer caso a la península he escuchado de todo cuando exponía mis preocupaciones. Además de ello, vivo en una de las zonas donde en teoría más tarde ha llegado el primer caso [Galicia]. He hecho casi todo lo que está en mi mano. Quizá debería haber hecho un vídeo para Youtube, pero soy más de montar mi propio speaker's corner en Castrelos", ironiza. "La sensación de ser Sarah Connor ha sido bastante intensa estas semanas. Ahora parece que todo el mundo sabe que Terminator ha llegado, pero Skynet aún no ha tomado el control. En nuestras manos está que así sea", sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus

FaroEduca