26 de febrero de 2020
26.02.2020

El arte fotográfico que incomoda busca su camino en Sargadelos

La exposición "Átopos" muestra en la galería viguesa el trabajo de cinco artistas que procuran hacer reflexionar al público

26.02.2020 | 03:14
Obra de Miguel Vidal que parte de Room 111. // José Lores

Durante casi 20 años, Miguel Vidal ha convertido el número 111 en su número fetiche. La cifra da nombre a su proyecto Room 111, tomado de la habitación que primero, por azar, y después, por elección propia, reservaba para sus quedadas fotográficas en las que alguien quería mostrarse a su antojo, ser retratado, mientras él retrataba. Una selección delicada pero pequeña de ese ingente trabajo se puede ver estos días en la exposición colectiva "Átopos", en la galería Sargadelos Vigo, comisariada por Alejandro Novoa.

En sus imágenes, en blanco y negro y cerca de 30, erótica, desnudos y voyerismo se unen para ofrecer una mirada artística diferente. A través de su ventana, nos colamos en la habitación para ver la cama deshecha y, sobre ella, esos calcetines a rayas en el cuerpo de la chica, una chica, cualquier chica; o un torso de espalda en claroscuro como un maniquí.

El acceso a esta parte de la exposición viene matizado por una 'cortina' plástica y una luz roja. "Se ha decidido ofrecer un espacio para crear cierta incomodidad", explica el comisario Alejandro Novoa que reconoce el componente "voyer" de las fotos, extrapolable a los trabajos de los otros fotógrafos participantes.

Pero ese componente también se muestra, en otra autoría, captando paisajes, carreteras, en numerosas imágenes ensoñadoras también en blanco y negro.

La exposición lleva el nombre de "Átopos" y, además de Miguel Vidal, se puede ver obra de Antonio Gutiérrez, Alejandra Tier, Luís Pereira y Verónica Vicente.

"Vi que había una serie de patrones que se repetían en estos autores" como la "obsesión" presente en sus trabajos. De ahí, que "Átopos", haciendo homenaje a su significado, remarque el camino propio, "el no lugar entendido desde la persona que se ve extraña porque no tiene referente", señala Novoa.

En ese camino, se van haciendo e intentando responder preguntas como las que nos formulamos al ver la obra de Antonio Gutiérrez que lleva años retratando a la misma enigmática chica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca