Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Silvia Congost: "Cuando por la forma de ser de la otra persona tú sufres, hay que romper"

La experta en dependencia emocional pone en valor la vida sin pareja en el Club FARO

Silvia Congost.

Silvia Congost.

Silvia Congost, psicóloga experta en dependencia emocional, autoestima y conflictos de pareja, pondrá en valor esta tarde en el Club FARO la vida sin pareja con la conferencia "Pierde el miedo a la soledad". Autora de un nuevo libro de autoestima, "A Solas", ayudará a romper con ideas preconcebidas y relaciones tóxicas, así como descubrir el placer de esta con uno mismo. Al acabar la carrera de Psicología, ella quedó atrapada en una relación de dependencia emocional. "Sufrí lo que jamás habría imaginado y creía que me estaba volviendo loca. En la carrera jamás mencionaron este problema que, con el tiempo, descubrí que era escandalosamente frecuente. Decidí buscar yo misma la forma de salir y tras ello, creé mi propio método para ayudar a quienes vivieran lo mismo".

-Tenemos más dependencia emocional de nuestra pareja que la creemos?

-A menudo la confundimos con el amor y por eso seguimos en relaciones que en realidad no funcionan, pero el miedo a quedarnos solos es más fuerte que nuestras ganas de liberarnos y por eso seguimos ahí. Identificar que estamos en una relación que es tóxica, es el primer paso imprescindible para ello.

-¿Somos capaces de detectar los vínculos tóxicos?

-Si tenemos la información necesaria. A menudo, el problema es que nos falta educación emocional sobre temas de pareja. Información que nos permita tomar conciencia de si determinadas situaciones sobrepasan ciertos límites que nos dañan la dignidad y nos destruyen la autoestima, o que nos alejan de quienes somos en realidad, de nuestra esencia, de nuestro propósito o de lo que da sentido a nuestra vida. El autoengaño es muy frecuente cuando tenemos miedo ante la idea de cortar la relación y quedarnos sin esa persona. Buscamos argumentos para justificar que tampoco estamos tan mal y que si rompemos, sufriremos más aún. Evidentemente, no es así.

-¿Precisamos ayuda o podemos solventarlo solos?

-Cuando detectamos que la relación que tenemos es tóxica, tenemos la capacidad de decidir irnos, nadie nos obliga a seguir allí y somos responsables. El problema es que si nuestra autoestima está dañada, tenemos miedo a no encontrar a nadie más que quiera estar con nosotros, y eso nos dificulta mucho la salida. En la mayoría de casos es importante pedir ayuda. Nosotros llevamos 17 años dedicados a fortalecer la autoestima de los pacientes y que puedan salir de las relaciones tóxicas, a dejar de sufrir por un amor mal entendido y elegir la persona correcta.

-Seis cosas que aconsejen romper una relación.

-Cuando ya no hay amor de pareja por parte de uno de los dos o que te diga que te quiere pero con los actos demuestra que no es cierto. Cuando por el hecho de estar con esa persona, estás dejando de ser tú mismo, o descubres que ha tenido una relación paralela -o varias- durante meses (o incluso años). Si hay maltrato ya sea físico o psicológico o cuando por la forma de ser de la otra persona, tú sufres o necesitas que cambie para que tú estés bien a su lado.

-¿La soledad hay que combatirla o entretenerla?

-Hay que verla como algo sano, como saber estar con uno mismo, como un espacio para mirarse, comprenderse y crecer. Para descubrir quién soy y por qué soy así, por qué me pasa lo que me pasa, para hablar conmigo, hacerme preguntas y sentir las respuestas. Es en soledad cuando podemos decidir abrirnos para que la vida nos muestre lo que desee mostrarnos.

-¿Hay edades más complicadas para romper una relación?

-Más que las edades, lo que puede complicar la situación es la falta de vínculos sociales. Esta es la clave para saber estar sin pareja y estar bien. Si tenemos unos buenos vínculos, fuertes y que nos nutran, estaremos bien, sentiremos que nuestras necesidades básicas están cubiertas. Cuando esto no es así, es cuando más nos obsesionamos en encontrar a alguien con quien compartir nuestra vida.

Compartir el artículo

stats