Los expertos en arte confirmaron ayer que el cuadro que fue descubierto el pasado mes de diciembre tras las paredes de la Galería de Arte Moderno Ricci Oddi, en Piacenza (Italia) es el "Retrato de una dama" de Gustav Klimt. La obra del pintor austriaco desapareció en febrero de 1997, durante unos trabajos de renovación que se llevaron a cabo en dicha galería y entre las hipótesis que se bajaraban estaba la del robo.

"Finalmente ya no hay dudas sobre la autenticidad de 'Retrato de una dama'", anunció el ayuntamiento de Piacenza en un comunicado.

El cuadro era una de las obras más buscadas del mundo, por lo que la noticia del hallazgo dio inmediatamente la vuelta al mundo, azuzada también por el hecho de que se encontrara en el mismo edificio del que se suponía que había sido robado.

"Esta confirmación es sin duda un motivo de alegría para Piacenza y para toda Italia", celebró la alcaldesa, Patrizia Barbieri. La ciudad se prepara ya para aprovechar la recuperación de este lienzo del modernista austríaco, autor del célebre "Beso".

El cuadro muestra sobre fondo verde a una joven con el pelo recogido, sonriendo de lado. Poco antes de su desaparición había sido objeto de un descubrimiento pues una estudiante de arte, Claudia Maga, de 18 años, localizó otra figura bajo la pintura. El retrato escondido coincidía con otra de Klimt, "Retrato de una dama joven", que se creía perdida desde 1912, y que representaba a la misma chica.