El premio de la lotería del "Vila do Corpus" fue celebrado por igual entre mayores y pequeños. Algunos de los jugadores de las categorías inferiores cantaron juntos una de sus consignas deportivas: "1,2,3, 3,2,1 como el Vila no hay ninguno". Sirvió para la celebración, junto a otras canciones y eslóganes referentes al premio y que rápidamente idearon los miembros del club.

La noticia voló como la pólvora y en poco tiempo varios vecinos de la zona fueron al campo de fútbol de Angoares, donde tiene la sede la asociación, para participar de la fiesta.

Las caras de felicidad eran visibles entre los miembros de la Asociación Deportiva. "Nos ha tocado un quinto pero estamos como si nos tocara el gordo", indicaron mientras saltaban y reflejaban en sus caras unas enormes sonrisas.

La celebración continuó en una comida de confraternidad programada para una de las categorías, donde la alegría fue más que evidente. "Estamos que no lo podemos creer", asegura la madre de uno de los jugadores.