El río Miño pasó ayer a situación de alerta en la ciudad de Ourense, tras alcanzar los valores más altos desde diciembre de 2000, con un caudal que se ha multiplicado por once en poco más de una semana hasta alcanzar valores de 3.355,80 metros cúbicos por segundo. El el segundo valor más alto desde diciembre de 2000, cuando se alcanzó un caudal de 5.000 metros cúbicos. El Miño parecía un gigante y superaba los 9 metros a mediodía, acercándose a la cota de la N-120. Tanta lluvia hizo mella en las vías de comunicación y en las localidades de Riós y A Gudiña se hundieron dos carreteras locales.

Las condiciones meteorológicas adversas provocaron el corte de la línea ferroviaria de Ourense a Vigo. El jueves se produjo el derrumbe de 14 eucaliptos sobre la vía. Por último, a primera hora de ayer se ha hundió un puente en el lugar de Mesón de Erosa, en el término municipal de A Gudiña y un operario de emergencias se fracturó una pierna.