Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un caso que conmocionó a España, a juicio en Santiago

La acusación: "El Chicle salió de caza, se llevó a Diana para violarla y la mató para encubrirlo"

Fiscalía y familia mantienen la petición de prisión permanente revisable por rapto, agresión sexual y asesinato

El Chicle durante el alegato de acusación del abogado de los padres de Diana. // Xoán Älvarez

El Chicle durante el alegato de acusación del abogado de los padres de Diana. // Xoán Älvarez

"Nadie se cree, ni él mismo, que no la agredió sexualmente. Es un depredador sexual que acecha, acosa y acorrala a sus víctimas, a las que arrebata el teléfono móvil y lleva a su guarida para tenerlas a su merced". Así de tajante se dirigió al jurado ayer el abogado de la acusación particular, Ricardo Pérez Lama, que representa a los padres de Diana Quer. El letrado, al igual que la Fiscalía, mantuvo su petición de prisión permanente revisable para el Chicle por los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato de la joven madrileña.

Quien si modificó parcialmente sus conclusiones fue la abogada de la defensa, Fernanda Álvarez, cuyo alegato se ha pospuesto hasta hoy. Si inicialmente sostenía que se trataba de un delito de homicidio involuntario penado con dos años y medio de prisión, ayer planteó ya con carácter subsidiario un posible delito de homicidio con dolo eventual "si se considera que José Enrique Abuín era consciente de la fuerza que ejercía sobre la víctima y la posibilidad de causarle la muerte". Con lo que solicita una condena de entre 5 y 7 años de prisión con atenuante de confesión. Extremo que rechazan Fiscalía y acusación particular.

Maldad brutal del acusado

La fiscal Cristina Margalet resaltó que se trata de un crimen con un claro "móvil sexual" y que Abuín lo comete "por pura maldad brutal". Aplica las agravantes de alevosía y ensañamiento, pues durante al menos hora y media la tuvo sometida en la nave de Asados, alargando su sufrimiento hasta asesinarla. Incide en que el acusado "no siente ni pena, ni culpa, y solo busca satisfacer su placer, tener a su presa a su merced", a tenor de los informes psicológicos. La representante del Ministerio Público tildó a Abuín de "depredador sexual" que actúa "en días de fiesta" y desgranó durante más de dos horas y media las pruebas e indicios que contradicen la versión del acusado "para encajar sus mentiras con las pruebas practicadas". Así, considera probado que el Chicle acechó, aprehendió y acorraló a Diana Quer en el paseo del Areal de A Pobra la madrugada del 22 de agosto de 2016, como demuestra el informe del equipo GATO de la Guardia Civil por la triangulación y geolocalización de los móviles. Sostiene que la subió viva y maniatada al maletero de su Alfa Romeo. "Llevarla muerta en los asientos del coche, como asegura, le exponía a ser detectado en cualquier control con un cadáver", incide, y además "se demostró que había limpiado la moqueta". Añade que "los escasos momentos que tardó en ponerse en marcha tras abordarla en Pobra, evidencian que aún no la había matado," si bien asume que iba aturdida por un golpe, a tenor del informes del equipo forense de José Blanco Pampín, y que la violó en la nave de Asados, antes de matarla, como indica el edema descubierto por el mismo equipo que realizó la revisión de la primera autopsia y que no ven probado los forenses que la practicaron. También defiende la validez del teorema matemático de Bayes que da el 99,999% de probabilidades del carácter sexual del crimen.

Un "modus operandi", dice la fiscal, similar al que utilizó con otras víctimas como la joven de Boiro a la que quiso meter en un maletero el día de Navidad o en la violación de la que le acusa su cuñada.

La guarida de la impunidad

El abogado de los padres de Diana, Pérez Lama, recordó al jurado que el Chicle se declaró autor confeso de su muerte, si bien con una versión llena de "incoherencias" y "mentiras": "Este crimen es puro terror, pero no una película. No hay actrices, es una niña. Cuando vean las fotos no piensen en una mascarada, es la realidad". Si bien desglosó que la propia Diana dejó pistas para esclarecer lo ocurrido: "Tenía motivos suficientes para estar acojonada como asegura, y nos dice que la están acosando cuando el acusado le dice "morena, ven aquí. Son los dos últimos mensajes que manda". El letrado se adelantó al alegato que hoy realizará la defensa. "Hay pruebas de cargo, directas, pero también indiciarias, y el 90% de los juicios se resuelven en juicios con magistrados con pruebas indiciarias, tienen que estar probadas, ir en una sola dirección, no ser contradichas e ir unidas a las reglas de la razón y la lógica. Tienen que verlas en su conjunto, no aisladamente, que es la técnica de la defensa", sostuvo Pérez Lama. En este sentido, leyó parte de la condena ratificada por el Supremo al padre de la pequeña Asunta Basterra, condenado por asesinato en base a indicios.

El acusado, incidió el letrado, fue "a la caza" y al ver a Diana sola le arrebató el móvil y se la llevó a su guarida para forzarla sexualmente y actuar con total impunidad; después la asesinó para encubrir lo que había hecho", concluyó.

Compartir el artículo

stats