Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar Eyre: "Hay mucha gente que ganó la guerra civil, pero perdió la posguerra"

"Fue algo tan brutal que marcó a toda una generación y a nosotros también", afirmó la autora de "Un perfecto caballero", una historia sobre la Barcelona franquista

Pilar Eyre (izquierda) y Lucía Trillo, minutos antes de comenzar la charla-coloquio. // Ricardo Grobas

Pilar Eyre (izquierda) y Lucía Trillo, minutos antes de comenzar la charla-coloquio. // Ricardo Grobas

"La historia las hacen las personas", aseguró ayer la periodista, historiadora y escritora Pilar Eyre, que ayer presentó en el Club FARO "Un perfecto caballero" (Planeta), donde la periodista y escritora hace un retrato de la burguesía en la Barcelona franquista a través de la historia de Mauricio Casasnovas Feliu, un empresario de la industria textil que se alía con el bando sublevado y que, al acabar la guerra civil, regresa a su ciudad natal, donde asume la dirección de la empresa familiar y retoma su matrimonio con una mujer a quien no desea, y que termina enamorándose de una empleada.

"A los seres humanos se les conoce por las cosas pequeñas, por esas notas a pie de página que los historiadores a lo mejor desprecian. Por eso yo quiero que mis personajes se puedan tocar casi, que sean de carne y hueso", afirmó la escritora, que calificó esta novela como "una gran crónica social de los años 40 y 50" ya que, a pesar de estar ambientada en la Barcelona de la postguerra, puede extrapolarse a cualquier ciudad española.

Por las páginas de esta novela transitan también los miembros de su familia, perteneciente al bando de los vencedores, con el propósito de demostrar que en esa contienda y en los años de régimen que la sucedieron no todo era blanco o negro, malos o buenos, y que dentro de un mismo bando hubo quienes se lucraron al cobijo del nuevo régimen y quienes, pudiendo enriquecerse, prefirieron seguir siendo honrados, como su padre. Es, también, la forma que tiene Eyre de mantener viva su memoria.

"Para demostrar que vivieron, que estuvieron ahí, que formaron parte de nuestra sociedad escribí este libro. Y porque ellos vivirán mientras yo viva", dijo.

Según la escritora y periodista, en casa jamás se hablaba de la guerra civil, por lo que no tuvo conciencia real de lo que pasó hasta que fue a la Universidad. Ni siquiera años después, cuando escribía "Franco confidencial" u otros libros sobre el dictador fue capaz de sonsacarle a su padre cualquier detalle de aquella época de su vida. "Mi padre fue encarcelado y condenado a muerte por los republicanos. Pasó un año escuchando pasar lista y esperando que ese día saliese su apellido para ser fusilado. Y cuando no salía, sabía que viviría un día así. Cada vez que le preguntaba algo me contestaba que no quería saber nada de eso", explicó.

Reconoce que le costó hurgar entre los recuerdos -algunos procedentes de conversaciones espiadas a sus padres y otros adultos de la familia- para construir esta historia, que ya llevaba rondándole la cabeza desde hacía años y que solo decidió acometer cuando tuvo las herramientas literarias y la madurez necesarias, dijo ayer en la charla-coloquio que moderó la periodista viguesa Lucía Trillo en el Auditorio Municipal do Areal.

"Esa generación, con esa grieta en su vida que fue la guerra civil están en mi libro y son los vencedores de la guerra, denostados por todo el mundo. Hay mucha gente que ganó la guerra, pero que luego perdió la posguerra. Yo creo que todos, vencedores y vencidos, fueron perdedores porque de algo así no te recuperas nunca. Fue un acontecimiento tan brutal que marcó a toda una generación y a nosotros también. Somos porque fuimos", aseguró.

No faltan tampoco datos sobre la vida de los Franco, algunos constatados históricamente; otros basados en rumores de la época y que ella escuchó a sus padres y abuelos, ni sobre Alfonso XIII, que aguarda en el exilio. Infructuosamente, que Franco le restituya en el trono.

Aunque el protagonista es un hombre, hay en "Un perfecto caballero" dos personajes femeninos muy importantes: la mujer y la amante de Mauricio Casasnovas, que comienzan siendo personajes casi anecdóticos y que van empoderándose a medida que transcurre la historia hasta convertirse en guardianas de los secretos familiares dentro del rol que establecía para las mujeres la sociedad franquista.

La novela alterna identidades ficticias con reales. Según la escritora, la razón no es otra que preservar la intimidad de las familias que prefirieron no ser reconocidas en el libro. "He pedido permiso a todas las familias que salen, excepto a los miembros de mi familia", puntualizó.

La presentación de "Un perfecto caballero" coincidió con la exhumación de Franco y es la primera novela de Eyre que sale publicada en catalán. "Esto era algo que me apetecía mucho", reconoció la conferenciante.

Compartir el artículo

stats