11 de noviembre de 2019
11.11.2019

Aviador Dro aterriza en Peinador

El histórico grupo madrileño ofrecerá el próximo sábado en Vigo el único concierto en Galicia de la gira de su 40 aniversario

11.11.2019 | 03:16
El grupo Aviador Dro, con su líder, Servando Carballar, en primer término. // Silveira

Esta semana aterrizan en Peinador, pilotados por el Aviador Dro, Biovac N, Arcoiris, Genocider, F15, ATAT y CTA 102. Estos obreros especializados, impregnados de radioactividad, son, respectivamente, Servando Carballar, Marta Cervera, Mario Gil, Ismael Contreras y Alejandro Sacristán, que han elegido la industrial Vigo como única parada gallega de su gira de 40 aniversario. Será el próximo sábado, 16 de noviembre, a partir de las 23.30 horas en La Iguana Club, quizá el mejor local de Vigo para acoger a estos pioneros de la música electrónica y de la cultura underground. Las entradas anticipadas, por 13 euros, están en Eventbrite.es.

Nacido en 1979 en un centro cultural okupado de Madrid, El Aviador Dro surgió del encuentro entre una banda punk llamada Los Drugos y un grupo de adolescentes que había respondido a un anuncio que llamaba a reunir a gente a la que le gustara el rock alemán. Del originario Aviador Dro, que bebe tanto de Kraftwerk como de los norteamericanos Devo, queda tan solo Servando Carballar (teclados). Los otros tres músicos fundadores, Arturo Lanz (voz), Gabriel Riaza (bajo) y Juan Carlos Sastre (guitarras) formaron un año después Esplendor Geométrico, formación de rock industrial y noise que también permanece en activo.

Pero quizá el producto más conocido y prolífico de aquel germen es el sello Discos Radioactivos Organizados, más conocido como DRO, responsable del lanzamiento de buena parte de la nueva ola, como Gabinete Caligari, Loquillo, Los Nikis, 091 y nuestros Siniestro Total.

Metido totalmente en el rollo multidisciplinar, DRO parió también una compañía de videojuegos llamada DRO Soft, una cadena de tiendas de cómics y cultura POP denominada Generación X, una editorial de juegos de mesa llamada Gen X Games, 11 álbumes de estudio... Y, claro, canciones seminales de pop electrónico, como "Nuclear sí", "La chica de plexiglás" o "Amor industrial".

Defendían la ciencia y la tecnología aplicadas al arte y a la sociedad, algo que en 1979 no se entendía muy bien. "Ahora con los hackers y los movimientos ciudadanos no sólo es que se empiece a entender, sino que se comparte", dice el incombustible Servando Carballar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca