12 de octubre de 2019
12.10.2019

La Mala Rodríguez: "Antes era la rara, pero ahora es diferente"

La jerezana, pionera del rap en España, agradece "muy emocionada" el Premio Nacional de Músicas Actuales, pero dice no sentirse maestra

12.10.2019 | 01:03
La Mala Rodríguez, en un reciente concierto en Galicia. // C. Pardellas

"Componiendo una canción" celebra La Mala Rodríguez el Premio Nacional de Músicas Actuales 2019 otorgado ayer por el Ministerio de Cultura y Deporte y que ella ha recibido "muy emocionada" y consciente de los muchos momentos que la han traído hasta aquí como pionera de las músicas urbanas en España.

"Es muy lindo haber pertenecido a todo aquello, a ese momento de internet que fue clave. Con mi llegada empezó otro. Aunque me había fichado una discográfica grande, sabía que nunca sería como La Oreja de Van Gogh, que era la rara y que no entendían cómo manejarme, pero ahora es diferente; veinte años más tarde, empieza a ser normal", dice pocos minutos después de conocer la noticia.

De ella ha destacado el fallo del jurado cómo su aparición "supuso una ruptura tanto por su música como por su actitud y sus letras" y que es "fuente de inspiración para artistas de sucesivas generaciones" llevando el rap y la música urbana de nuestro país "por todo el mundo", entablando "puentes entre la música latina y la música popular española".

Cuenta María Rodríguez (Jerez de la Frontera, 1979) que no se lo esperaba "para nada", que no se considera "maestra de nadie, como mucho una referencia", y que por su cabeza han pasado inmediatamente "la cantidad de bolos y gente" que han jalonado este camino desde la grabación en 1997 de su primera maqueta con el grupo de rap La Mala y El Cuervo.

"No sé si lo puedo llamar trabajo, porque para mí es otra cosa; llevo haciéndolo muchos años y ha sido muy lindo, pero siempre de una manera muy punki", destaca, sobre todo en cuanto a vivir su carrera "como una explosión, sin pasar por encima de nada y viviendo el escenario como algo sagrado".

En ese sentido, proclama su enorme "respeto con las emociones" y cómo ninguno de sus conciertos "es igual a otro". "Porque ahí en el escenario las canciones resucitan. Me encanta el equilibrio y todo eso, pero es que mi corazón es punk", insiste.

Rodríguez, que se encontraba de camino al estudio cuando conoció el fallo del jurado, dice que actualmente vive "un momento genial", especialmente tras su maternidad, que le abrió las puertas para transmitir "nuevas sensaciones".

"Estoy en una etapa increíble, lleno de alegría y de manejo, porque ahora puedo conducir sobre agua, nieve y lo que me echen, que no derrapo si no es porque me gustan las cosquillas", señala.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca