05 de septiembre de 2019
05.09.2019
Ciberdelitos en aumento

La cruz de perder la identidad en la red

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, se suma a la nómina de españoles objeto de suplantación o usurpación de su "yo" digital - Expertos recomiendan cómo actuar

05.09.2019 | 01:02

La suplantación o usurpación de la identidad digital, en redes sociales u otros sitios web, es cada vez un problema mayor. Recientemente, el Instituto Galego de Estatística (IGE) informaba de que más de diez mil gallegos habían sido víctimas en el último año de suplantación. Incluso personalidades españolas como el titular de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, han sido el objetivo de estos ciberdelitos. El político anunciaba, esta misma semana, que alguien había activado una "falsa cuenta" con su nombre en la red social LinkedIn.

En su caso, los delincuentes pedían dinero a los contactos de Borrell para que el político socialista asistiese a una supuesta conferencia. Si un ministro no escapa a estas jugarretas ilegales, ¿qué pueden hacer el resto de mortales?

Suplantación o usurpación

Antes de desgranar consejos y recomendaciones, no está de más intentar aclarar las diferencias entre suplantación y usurpación.

La suplantación se da cuando alguien se hace pasar por una persona que no es ante otra tercera con el fin de obtener un beneficio.

Esta modalidad se utiliza mucho entre los pedófilos para extorsionar a menores con los que cogen confianza haciéndose pasar por otros menores. Van entablando relación para pasar a pedirles, por ejemplo, fotos comprometidas que amenazan con dar a conocer si no realizan las acciones que les piden.

Otra posibilidad es crear un perfil falso en redes sociales con información del perfil verdadero de un internauta para engañar a terceros, como fue el caso del perfil falso en LinkedIn de Borrell.

El phising también es suplantación y consiste en remitir correos electrónicos procedentes aparentemente de destinatarios fiables para obtener datos confidenciales de un usuario y así realizar algún fraude.

Por su parte, la usurpación se produce cuando se comienzan a utilizar datos personales de otra persona para hacerse pasar por ella. "Usurpar es cuando ya existe un perfil de usuario o cuenta y alguien accede a ella para su propio beneficio, engañando o haciéndose pasar por esa persona", añade el perito informático vigués Juan Luis Hermo.

Precaución y prevención

¿Cómo evitar ser objeto de estos delitos y actuaciones? "Primero, hay que tomar medidas preventivas", explica Juan Luis Hermo. "Si te llega un correo electrónico con un enlace, evita pincharlo. Comprueba que no hay nada raro. Hay que procurar ir a internet y buscar la página web que te envía tu conocido o quien sea".

Si el destinatario no verifica el origen real del link y hace click sobre él, se arriesga a que lo redirijan a una página web con malware. Como consecuencia, se puede infectar el equipo con un virus, con un software para espiarlo o introduciendo un ransomware por el que se pide un rescate monetario para que vuelvas a recuperar su sistema informático y archivos.

La suplantación de identidad "tiene muchas variables y lo que no debes hacer es pinchar alegremente en cualquier cosa que te llegue por un correo o al whatsapp. La gente cree que el whatsapp está protegido por sí solo y no lo está", señala Hermo.

Además, como recomendaciones extra, Hermo añade como medidas preventivas "tener siempre copia de seguridad de todos los archivos del ordenador o móvil que se realicen con cierta asiduidad; no utilizar wifis públicas para realizar compras u otras acciones que requieran de tus datos personales; emplear contraseñas diferentes para cada servicio y que sean complejas".

A mayores, también se recomienda configurar los perfiles de la manera más privada posible; no compartir fotos o vídeos comprometedores con los que después nos puedan extorsionar; revisar la política de privacidad y condiciones del servicio de la red social que tratará nuestros datos para saber cómo los usarán y si son compartidos con terceros; disponer de una tarjeta de crédito con alerta para que avise en el móvil de compras efectuadas o solicite un código especial para cada adquisición; así como solo incluir datos personales en un registro en una web siempre y cuando sea una dirección segura (que empiece por https:// y un candado cerrado en la barra de estado del navegador).

Qué hacer si eres víctima...

Pero, ¿qué hacer en caso de haberse convertido en una víctima de usurpación o suplantación del perfil en una red social? Hermo recomienda que "primero, hay que denunciarlo ante la propia red social que, en unos pocos días, responderá si lo bloquea o qué otra acción realiza".

"Si hay suplantación de identidad, añade, y te roban los datos de la tarjeta de crédito,hay que llamar al banco para bloquear la cuenta y, después, acudir a la Guardia Civil o la policía para denunciar el robo de identidad o de datos personales". Lo idóneo sería que dicha denuncia fuese acompañada de un informe pericial informático.

No obstante, tampoco hay que olvidar que hay que salvaguardar las pruebas de la usurpación o suplantación, mediante pantallazos, por ejemplo, que se presentarían en un futuro juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca