16 de agosto de 2019
16.08.2019

A Cañiza agota sus raciones de xamón

La fiesta del mejor jamón de Galicia bate su récord de asistencia tras consumirse 10.000 platos

16.08.2019 | 04:02
La fiesta congregó a numerosos asistentes // Alba Villar

"Eu o que quero é xamón, xamón, xamón...curado". Al igual que Miguel Costas y Aerolíneas Federales cantaban a finales de los años 90 en el histórico programa de la Televisión de Galicia, Xabarín Club, lo mismo deseaban ayer los asistentes a la 53 Festa-Feria do Xamón na Cañiza. Ya fuese curado, en tortilla, cocido al vino o en empanada, el público asistente no dejó ni un ápice de las 10.000 raciones que preparó la organización, "se acabaron todas la raciones", aseguraba ayer Víctor Burgos, maestro cortado de jamón y parte de la organización.

A razón de 5 euros la ración, que incluía pan y una copa de vino a elegir entre tres bodegas de A Cañiza, Eido da Fonte, Foxo Pintelos, ambos de D.O. Rías Baixas, y Torgo,un vino ecológico, los asistentes disfrutaron de "el mejor jamón de Galicia y uno de los mejores de España", así lo proclamó el alcalde de la localidad, Luis Piña, durante su discurso. Tales eran las ganas de los vecinos de la comarca y al rededores de poder probar el producto estrella de A Cañiza que incluso se llegó a crear atasco en la autovía A-52 para poder llegar a la localidad, lo que "hizo o que algunas personas no pudiesen llegar a entrar en el concello", aseguraba Piña.

La jornada empezó con su tradicional desfile de la Comitiva do Xamón desde el Concello hasta la Carballeira do Cacharado, el cual contó con la presencia de diversas autoridades, tanto de la localidad como de localidades vecinas y otras instituciones provinciales. El ambiente músico festivo estaba creado por los cabezudos y el grupo de gaitas de Santa Cristina de Valeixe, así como un carro de bueyes traídos de especialmente para la ocasión desde Quiroga, Lugo.

En cuanto al VI Concurso Nacional de Cortador de Xamón, del cual se proclamó vencedor el pacense Alberto Márquez, al cual se le otorgó un trofeo valorado en 300 euros y un premio en metálico de 500 euros. "Lo mejor de esta edición del concurso era que éramos el mismo número de mujeres que de hombres compitiendo, a lo que luego se sumaron cinco vecinos a colaborar", destacaba Víctor Burgos. La pasión por ser partícipe es tal que ni un embarazo de 7 meses impidió a una de las participantes cortar jamón durante la mañana, al igual que la "pena que sintió una de las vecinas que, al haberse roto un brazo hace unas semanas, me vino llorando diciendo que no podía formar parte del concurso este año", contaba Burgos, a lo que añadía, "sin duda lo mejor de esta jornada es la convivencia entre los cortadores que se vive aquí en A Cañiza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook