11 de agosto de 2019
11.08.2019

Días de amigos, buena mesa y risas

"El Juli", el exjugador Javier Arizmendi y el exalcalde de A Coruña Paco Vázquez disfrutan de la feria taurina

11.08.2019 | 03:10

La feria de Pontevedra estrena programa, un ciclo adelgazado a un único fin de semana (con una becerrada previa pensada para el público más joven) con el que la empresa se quiere garantizar buena entrada. La idea es recobrar fuerzas para recuperar la tercera corrida, expectativa que también acarician los miles de peñistas que, un año más, llenaron de coros, risas y buen ambiente el coso de San Roque para disfrutar de la tarde protagonizada por el rejoneador Diego Ventura y los diestros "El Fandi" (que salió a hombros) y Pablo Aguado.

En los tendidos, caras conocidas como las del ex jugador del Deportivo, Atlético de Madrid y Valencia Javier Arizmendi, o la del ex alcalde de A Coruña, Paco Vázquez, veterano aficionado que volvió a la plaza capitalina, convertida en el último bastión de la tauromaquia en Galicia después de que cerrase la de la ciudad herculina.

También siguió atentamente la lidia, en este caso desde el callejón, el torero Julián López "El Juli", que esta tarde hará el paseíllo con Morante de la Puebla y José María Manzanares,. El torero madrileño volverá a reencontrarse con la afición gallega, ante la que debutó cuando solo contaba con 16 años.

Las decenas de peñas (40 de ellas agrupadas en la Coordinadora Taurina) renovaron todos sus rituales, como los de programar sus xuntanzas anuales coincidiendo con la tarde de toros.

Es el caso de la decana, Gin-Kas, fundada en 1978 por entonces jóvenes y hoy veteranos aficionados que hasta disponen de su propia sociedad gastronómica, con sede a unos pasos de la plaza de toros. Allí dieron buena cuenta del menú ya tradicional en la feria, a base de cigalas de Marín y una gran paella para los 35 aficionados que se juntaron este año.

También en la plaza mantuvieron sus tradiciones, a la cabeza los 350 litros de bebida que reparten con otros aficionados. "Ahora que están de moda otras ginebras, seguimos manteniendo la mezcla de siempre con ginebra Rives, que era la bebida de moda cuando creamos la peña, que es nuestro nombre y la que nos animó a juntarnos", cuentan los peñistas.

En el tercer toro, las peñas volvieron a degustar su bocadillo, algunas afortunadas de jamón de la sierra de Extremadura, y también hubo espacio para el recuerdo, por ejemplo para dos integrantes de la agrupación Finoca recientemente fallecidos.

No pocas reservaron cenas y almuerzos en las plazas del centro histórico (solo en A Verdura los locales contabilizaban a mediodía alrededor de un centenar de reservas) y el uniforme de camiseta, sombrero, pantalón corto y pañuelo se repitió por todo el casco viejo hasta bien entrada la madrugada. Hoy, más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook