La línea de transmisión de la pobreza de padres a hijos es una de las dinámicas en las que la sociedad debe poner el foco para motivar un cambio social y favorecer el pleno potencial y las capacidades de los menores.

Este año, 110 niños, niñas y adolescentes participan en los centros abiertos y colonias urbanas promovidos por el programa CaixaProinfancia en Pontevedra. El programa está dirigido a la infancia en situación de pobreza económica y vulnerabilidad social, con el fin de promover y respaldar su desarrollo de forma integral, propiciando y apoyando para ello políticas de mejora de la equidad, la cohesión social y la igualdad de oportunidades para los menores y sus familias.

Las dos iniciativas están organizadas por diferentes entidades sociales de la provincia vinculadas a CaixaProinfancia. En estas actividades se tratan distintas temáticas: deportivas y psicomotoras, artísticas, lúdicas, sociales, medioambientales y cognitivas.

La finalidad de estas propuestas es asegurar el derecho al ocio y el tiempo libre de la infancia que vive en situación de pobreza. De esta forma, niños, niñas y adolescentes acceden a los beneficios educativos y personales que conllevan estas experiencias, contribuyendo a su desarrollo personal, social y cultural.

Por una parte, los centros abiertos se caracterizan por ofrecer un servicio diario durante todo el curso, fuera del horario escolar, y que también puede contemplar actividades de fin de semana. Disponen de un proyecto educativo propio y de una programación anual que organiza en función de las edades de los participantes, los objetivos educativos, las actividades, los recursos humanos y materiales, la temporalidad de su ejecución y el sistema de evaluación. Este curso participan 67 menores de Pontevedra.

En el otro lado están las colonias urbanas, también llamadas escuelas de verano, a las que 90 menores acceden este año. Son un proyecto de educación que se desarrolla intensivamente en periodos vacacionales, ocupando el que normalmente sería el horario escolar de los participantes.

Disponen de un proyecto educativo propio dependiendo de las edades, la temporalidad y los recursos disponibles, y aunque el foco principal de las colonias urbanas son las actividades de ocio y recreación, en ocasiones puede incorporar actividades regulares de apoyo a la realización de tareas escolares o refuerzo educativo, especialmente en el periodo estival y cuando las colonias son de larga duración.

El programa fue puesto en marcha hace 12 años para dar respuesta a las necesidades de los hogares con menores en riesgo de exclusión, mediante el desarrollo de un plan de trabajo con toda la familia. Este abordaje integral de la pobreza infantil se traduce en la atención de un total de 303.900 menores y de 176.277 familias de toda España.

Del objetivo fundamental de la promoción socioeducativa, parte el desarrollo de cinco grandes líneas de trabajo: el refuerzo educativo, la educación no formal y el tiempo libre, el apoyo educativo familiar, la atención y terapia psicosocial y la promoción de la salud.