La artista gallega Rosa Cedrón y Antonio Durán 'Morris', fueron distinguidos con sendos premios en las categorías de música gallega y otra a las artes escénicas y patrimonio, en el Festival Rebulir, a la cultura gallega.

Los premios Rebulir de Cultura Galega nacen en el año 2012 como un reconocimiento a aquellas personas o colectivos que contribuyen a la difusión y puesta en valor de la cultura autóctona en sus diferentes manifestaciones y que busca poner en valor la proyección de Galicia "más allá de sus fronteras" haciendo hincapié en los vínculos interculturales y de raíz.

El jurado, que está integrado personas de diversos ámbitos de la universidad, política o el cine, ha acordado conceder a la cantante gallega e intérprete de violonchelo Rosa Cedrón el premio a la música gallega "por su trayectoria profesional en el ámbito de la música gallega".

Por su parte, Morris recibirá el premio de artes escénicas "por su contribución a la difusión de la cultura gallega desde el teatro y el audiovisual.

Por último, la Coral de Ruada recibirá el premio de homenaje en el año de su centenario, por "poner en valor la cultura gallega" y representar "un modelo y ejemplo para muchas formaciones". La entrega del premio se producirá en el marco de la gala central del FIR (Festival Internacional Rebulir), que tendrá lugar el 21 de diciembre en el Picouto del ayuntamiento de Ramirás, y consiste en la entrega de un diploma acreditativo y una estatuilla identificativa.

"Arraiano maior"

El músico y escritor gallego Xurxo Souto ha sido designado por unanimidad premio "Arraiano Maior" por su labor de difusión de las vivencias de la 'Raia', como es conocido el límite fronterizo entre Galicia y Portugal. Souto recibirá la "Aguillada Arraiana" de manos de Quico Cadaval, último arriano mayor, de una larga lista que completan personas como Xosé Luis Méndez Ferrín, Xesús Alonso Montero, Xosé Neira Vilas, Isaac Alonso Estraviz, Xosé Benito Reza o Paula Godinho.

En concreto, este colectivo pone en valor la relación de Souto con esta zona a través de personajes como Pepe Domingo Bernardo, de la aldea de A Pireira, "que lo inició en los misterios de los montes do Quinxo" y cuyas historias aparecen en sus trabajos. Entre sus obras ha puesto en valor sus menciones a la aldea de Olelas, situada en la montaña, ya en 1997 en su libro 'Fumareu', donde también incluía la proclama de Tomás das Quingostas, el ladrón de la Pena de Anamán: "O pobre non ten, o rico non dá!".