España se encuentra en el ojo del huracán por sus altos niveles de contaminación atmosférica especialmente en Madrid y Barcelona, tras conocerse este miércoles que será denunciada mañana ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por parte de la Comisión Europea (CE). La decisión, que se publicará hoy, supone que la Justicia comunitaria abre un procedimiento y podría acabar imponiendo una multa a España.

"Estamos a tiempo de evitar una sanción", siempre y cuando las autoridades afectadas por episodios de contaminación adopten "medidas radicales" para que no se repitan, han declarado en del Ministerio para la Transición Ecológica. La denuncia podría redundar de lleno en los planes del nuevo equipo municipal del PP en la ciudad de Madrid, que pretende moderar las exigencias de la zona de bajas emisiones, conocida como Madrid Central, instaurada por el anterior Ejecutivo local mediante restricciones al tráfico. El nuevo Gobierno municipal de PP y Ciudadanos estableció una moratoria a las multas en Madrid Central que arrancó el pasado 1 de julio y tenía previsto extender hasta el 30 de septiembre, pero dos juzgados madrileños decidieron mantener las sanciones. Bruselas decidió en 2015 abrir un procedimiento de infracción contra España por los excesos de dióxido de nitrógeno registrados en Madrid, Barcelona y el área del Llobregat (Cataluña), basado en la directiva de calidad del aire que daba hasta 2010 a los países para cumplir los límites de dióxido de nitrógeno.