16 de julio de 2019
16.07.2019

Jesús Martínez-Frías "La vida ha tenido que emerger también en otros planetas"

"Somos una generación privilegiada, asistimos a la aventura cultural más importante de la Humanidad: la salida al espacio"

16.07.2019 | 01:05
Jesús Martínez-Frías, durante una charla científica. // I.C.

Jesús Martínez-Frías es doctor en Ciencias Geológicas y experto en Meteoritos, Geología Planetaria y Astrobiología. Actualmente es Investigador Científico del Instituto de Geociencias, IGEO (CSIC-UCM) donde es Jefe del Grupo de Investigación de Meteoritos y Geociencias Planetarias del CSIC, responsable del Laboratorio de Geociencias de Lanzarote y Director de la Red Española de Planetología y Astrobiología. Es miembro de los equipos de ciencia de las misiones a Marte: NASA-MSL ('Curiosity'), ESAExoMars y Mars2020 y colaborador del proyecto BIOMEX de la ESA (Estación Espacial Internacional). Martínez-Frías participará en el Splashdown Festival, un certamen de la exploración espacial de referencia en España, con una conferencia científica sobre la materia de la que es experto.

-El título de su conferencia es "Origen, geología, habitabilidad y establecimiento de una futura base semipermanente en la Luna". ¿Y por qué necesitamos una base en la Luna?

-La Luna es muy importante porque nos proporciona información sobre nuestros orígenes (el origen de la Tierra y el de la Vida) a través de su registro geológico y porque nos permite proyectarnos hacia el futuro, realizando pruebas y ensayos, aprovechando sus recursos naturales y haciendo ciencia en la Luna, como un nuevo laboratorio para la Tierra y para Marte y más allá.

-Trump recientemente expresó su plan de que EE UU volviese a la Luna con expediciones tripuladas. ¿Cree realmente que es necesario o, en cambio, le suena simplemente a una maniobra política, al lanzamiento de una "nueva frontera" espacial que sirva a sus intereses electorales?

-Centrándome en la parte científica, que es la que me corresponde, creo que el regreso a la Luna, con nuevas ideas, proyectos y planes de desarrollo en bases semipermanentes y permanentes servirá y será bueno para el progreso del conjunto de la Humanidad.

-Al hilo de lo anterior, ¿no es mejor seguir encomendando la exploración espacial a los robots?

-Los robots son muy importantes y lo seguirán siendo, pero, de momento, la capacidad de análisis, deducción e improvisación de un ser humano es muy superior a la hora de actuar.

-¿Un astronauta -usted fue instructor de algunos de la ESA- tiene que ser un superhombre? ¿Qué cualidad fundamental tiene que tener?

-Los astronautas que he conocido son personas con una preparación extraordinaria y con formaciones diversas; versátiles y extremadamente expertos en actividades y operaciones de distinto tipo. Personalmente, no creo que exista una única cualidad.

-¿Tiene sentido seguir invirtiendo en la exploración espacial o deberíamos reorientar todos esos dineros en atajar el cambio climático? Es decir, dejar de mirar tanto a otros planetas y centrarnos más en el nuestro?

-La ciencia, la búsqueda de conocimiento, es lo que nos ha hecho progresar como especie, en todos sus ámbitos. Por ello, todo es importante, desde saber por qué migran los elefantes, o por qué y cómo cambian de color los camaleones o por qué el cielo es azul o por qué Marte es rojo. Lo que sucede es que probablemente no seamos conscientes de la relevancia de la ciencia como un todo. Concretamente, la exploración e investigación espacial ha sido y sigue siendo un motor de progreso para la humanidad. La usamos en nuestro día a día y cada vez más, aplicada a numerosos temas; también, por supuesto, para monitorizar y cuidar de nuestro planeta, la búsqueda de recursos naturales, la vigilancia del clima, los desastres y catástrofes naturales, las comunicaciones, nanotecnología, medicina, etc.

-Se cumplen 50 años de la llegada del hombre a la Luna. ¿Qué recuerdos tiene usted de aquel día? ¿Qué significado histórico le da usted a aquel hecho?

-Yo era tan solo un niño de ocho años, pero comprendí que era algo muy importante cuando toda la familia nos reunimos delante de aquel televisor en blanco y negro. A mí, desde luego, me marcó. Sin duda, constituye un hecho histórico, importantísimo para nuestro futuro.

-Tras la Luna, ¿hay que llegar a Marte cuanto antes?

-Los humanos siempre hemos explorado otros entornos, y no solo geográficos, también temáticos, desde los mundos imaginarios a lo nanoscópico o cosmológico. La exploración está casi en nuestros genes. Marte es el primer paso planetario en nuestra migración extraterrestre hacia el espacio, un nuevo reto que conlleva satisfacer nuestra curiosidad, progreso, innovación y conocimiento.

-¿Cuánta agua hay en Marte y exactamente eso qué significa?

-En Marte hay agua en distintos contextos geológicos y también, aunque escasa, en la atmósfera. Existe agua atrapada en las rocas y minerales; hay hielo en los polos y también en forma similar al permafrost. Y no toda tiene la misma edad ni se ha formado por los mismos procesos.

-Usted, que es geólogo planetario, cree que el futuro de los especialistas en su disciplina es dirigir explotaciones mineras en otros planetas para abastecer a la tierra. ¿O estoy hablando de ciencia ficción?

-Ahora es aún ciencia ficción, pero en el futuro será ciencia avanzada. Sí, al igual que en la Tierra, somos los geólogos los que exploramos los recursos naturales (incluido el agua), en otros planetas, asteroides, lunas, planetas enanos, etc., también lo haremos. De hecho, los geólogos planetarios, en colaboración con otros científicos e ingenieros, ya estamos comprendiendo y conociendo mejor la distribución de estos recursos extraterrestres, especialmente en la Luna, con cartografías que, poco a poco, van siendo más detalladas y precisas. Esto también conlleva interesantes temas legales y éticos en los que la geología, a través de la geoética y astrobioética, puede aportar información muy relevante.

-Casi cada día aparece un nuevo exoplaneta, una nueva Tierra. ¿Cuánto tardaremos en encontrar indicios de vida posible o cree usted en que la Tierra es "especial" y que no hay nadie ahí fuera?

-Estoy convencido de que la emergencia y evolución de la vida son procesos universales, que han tenido que ocurrir también en otros sitios, aunque de momento no disponemos de evidencias que lo demuestren. También es cierto que estamos solamente comenzando a explorar y que el cosmos es inmenso. Somos una generación privilegiada. Estamos siendo pioneros de la aventura cultural más apasionante de la Humanidad en su salida al espacio.

-De todas formas, aunque hallásemos una Tierra con altas probabilidades de albergar vida las distancias en años-luz son tan grandes que un contacto parece imposible, ¿o no?

-Todo depende de la ciencia y la tecnología. ¿Qué pensarían hace 500 años de nuestro progreso y de nuestros logros? Imaginemos lo que seremos capaces de conseguir en 500, 1000 o 10.000 años...

-De todos los cuerpos celestes, ¿cuál es el que le despierta a usted más curiosidad?

-Marte y Plutón como planetas (que conste que incluyo a Plutón a propósito en esta categoría) y Europa, Encélado y Titán como lunas.

-Volviendo a la Luna, parece que crecen los seguidores de teorías conspiranoicas que niegan que realmente hubiésemos alunizado. Lo mismo que aumentan los terraplanistas, amamantados por Youtube. ¿Qué opina usted de este auge del pensamiento "anticientífico" y cómo se lo explica?

-He decidido hace tiempo no contestar a este tipo de preguntas absurdas y seudocientíficas. Son cuestiones que se resuelven fácilmente estudiando y documentándose (incluso a pesar de la gran desinformación que circula).

-Centrándonos en las políticas científicas y, en concreto, en España. ¿Cómo ve el panorama? ¿Alguna vez se invertirá suficiente en ciencia?

-Esa es la palabra clave: inversión. La educación y la ciencia no son gastos, sino inversiones. Todo lo que podamos invertir en ellas es poco, porque redunda en nuestro beneficio y en el de las generaciones futuras, aunque es cierto que no todos los problemas de la ciencia en España se solucionan con dinero.

-Finalmente, usted que entrenó a Pedro Duque, si no me equivoco, ¿cómo le entrenaría hoy para ser un buen ministro del ramo, si es que sigue? ¿Qué habilidades tendría que desarrollar?

-Soy un científico y como geólogo planetario y astrobiólogo puedo aportar ciertos conocimientos relacionados con mi formación y experiencia. Por ello, lo de "entrenar para ser buen ministro" no entra dentro de mi especialidad, pero sí le deseo toda la suerte del mundo... y de otros mundos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook