11 de julio de 2019
11.07.2019

El mensaje Sónar a los alienígenas llega a los confines del sistema solar

Las piezas de música electrónica se hallan en el límite interno de la Nube de Oort - "Las respuesta no llegaría antes de 24 años", avisa el comisario de Sónar+D

11.07.2019 | 01:27
El mensaje Sónar a los alienígenas llega a los confines del sistema solar

Un tutorial para descodificar la señal y una enciclopedia de bolsillo sobre el hombre y su planeta acompañan a las 35 piezas de música electrónica y otros sonidos como el latido de un corazón de bebé, lanzadas en busca de una respuesta extraterrestre, conforman el equipaje del viaje espacial hacia GJ273b, un exoplaneta cercano a la Estrella de Luyten B, a 12,4 años luz de la Tierra. El festival Sónar, que este año soplará 26 velas en julio en Barcelona, se mantiene expectante ante este inusitado reto mientras corta los flecos de un programa que vuelve a apostar por los grandes nombres del rap, el grime y la electrónica contemporánea.

El ambicioso proyecto extraterrestre de 2018 Sónar, puesto en marcha con motivo de la celebración de sus 25 años de partituras avanzadas, supone todo un desafío para los impulsores del festival barcelonés, muy esperanzados de entrar en contacto con los alienígenas a través del proyecto Sónar Calling. "En estos momentos nuestro mensaje se encuentra en el límite interno de la nube Oort, una concha de hielo que habita en los márgenes del sistema solar", explica José Luis de Vicente, comisario de Sónar+D, el revolucionario espacio de innovación de este certamen musical en el que desde hace siete años se mezclan músicos, hackers, artistas digitales, científicos y fundadores de start-ups para compartir ideas, planes y proyectos.

Las composiciones han sido enviadas desde un radar de la European Incoherent Scatter Scientific Association de Tromsø (Noruega), encargada también de recibir dentro de al menos 24 años a través de una de sus gigantescas antenas parabólicas una contestación de extraterrestres, destinatarios de los pulsos en dos frecuencias de radio distintas entre sí y muy diferentes de las que aturden al Universo. De cumplirse la misión, Sónar celebrará en 2043 por todo lo alto su 50 aniversario. Los científicos implicados en el proyecto se han esforzado al máximo por conseguir que, de haber extraterrestres inteligentes en Luyten b, un mundo rocoso diferente a la Tierra, con un nivel tecnológico similar al nuestro, sean capaces de entender el mensaje terrestre cuyas llamadas comienzan siempre con un 'Hello'.

"Hasta dentro de más de once años no llegará el mensaje a GJ273b y la respuesta tardará en volver otros doce años y medio, así que no debemos obsesionarnos con la espera", comenta irónico De Vicente antes de explicar que la nube de Oort está formada por restos de la materia del sol y otros planetas. "Tiene una forma esférica con un aro exterior y otro interior. Es como un donut", añade el comisario de Sónar +D, defensor de una reformulación imaginativa de las tradicionales definiciones de músico, ingeniero, programador o emprendedor.

"El siglo XXI es fuertemente híbrido y cada vez será más difícil etiquetar a alguien con una idea estática de cada profesión", justifica este experto en tecnología, innovación social, arte y diseño que ha fichado para la edición que comienza el 17 de julio en Barcelona a personajes de la talla de Robert del Nanja, cantante de los Massive Attack, Andrew Melchor, técnico de la banda, y el artista visual suizo Christian Marclay.

Sónar es por sí un espacio inspirador y festivo, "perfecto para este encuentro entre cuatro comunidades fundamentales para nuestro futuro: la creativa, la tecnológica, la científico -académica y los emprendedores", expone De Vicente, entregado a desarrollar las posibilidades de la inteligencia artificial en el campo de las artes pero convencido de que los algoritmos no sustituirán ni superarán nunca a los programadores.

"Los algoritmos no son infalibles ni neutros porque son una obra humana que tienen prejuicios, puntos de vista e ideologías. Son por tanto tan imperfectos como sus creadores", reflexiona mientras cierra la agenda de esta séptima edición de Sónar +D, trasladada por primera vez al mes de julio, del 17 al 20, con más de un centenar de actividades que impartirán doscientos ponentes, firmemente decididos a reinventar los formatos culturales tradicionales.

El aperitivo a este certamen en el que el experimento científico es pareja de hecho del espectáculo se celebró durante los meses de abril y mayo en los hoteles Me by Meliá de Madrid, Londres y Milán bajo el sello de 'Voices of Sónar+D' .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook