20 de junio de 2019
20.06.2019

El final animalista de Pokémon

Los hermanos Luis y Enol Junquera estrenan una película sobre el lado oscuro de la saga con un mensaje de denuncia para el público adulto

20.06.2019 | 02:43

Imagínese por un momento que Pikachu, la estrella de la saga Pokémon, ha muerto. Y que ha muerto combatiendo. Y que Ash, su famoso entrenador, inicia una corriente animalista para prohibir las peleas. Y que entonces el lema ya no es "Hazte con todos", sino "Libéralos a todos"...

No hay que imaginárselo: los hermanos Luis Pelayo y Enol Junquera Álvarez, al frente del estudio de animación Angry Metal Studios, estrenaron ayer en Youtube una película en formato trailer dirigida al público adulto que invita por primera vez a reflexionar sobre el lado oscuro de Pokémon. Un producto, aseguran, "mucho menos infantil de lo que nos hacen creer". La historia desarrollada por estos dos directores, apadrinados por el productor indio-americano Adi Shankar, pretende "abrir los ojos" sobre la realidad de la serie con un claro mensaje animalista. Los Junquera consideran que están ante su mejor proyecto, porque "por primera vez desde 2014 hemos tenido libertad suficiente para expresarnos cinematográficamente": "Estamos en un sector en el que esto no es habitual, normalmente cuando hay inversores, tu libertad artística se ve limitada".

Al proyecto de Pokémon llevaban dándole vueltas años; concretamente, desde 2016. Pero no fue hasta hace dos meses cuando un nuevo canal de animación, Octopie -empresa encargada, junto con Netflix, de la serie de animación basada en el juego de cartas "Magic: The gathering"-, se interesó en darle luz verde. Luis y Enol Junquera también cuentan con el apoyo de Adi Shankar y del blog de videojuegos más leído del mundo, IGN. "Esperamos que tenga repercusión viral y social", afirman.

En un principio iba a ser un cortometraje de narrativa lineal, sin embargo, señalan los hermanos asturianos, "acabó convirtiéndose en algo mayor": el trailer de un supuesto largometraje que destripa prácticamente toda la historia. Ahí está la magia. "En un corto tienes que seguir la narrativa convencional, pero en un trailer no; tu cerebro va rellenando los huecos de tal manera que lo que ocurriría en hora y media, te lo contamos en cinco minutos", explica Luis, de 35 años, con estudios en cine y animación. "Lo normal es que si vamos a ver una película al cine huyamos de ver trailers llenos de spoilers. Aquí usamos ese recurso con un fin positivo para contar más con menos", apostilla Enol, de 29 años, formado en ingeniería informática, cine y desarrollo de videojuegos.

Los hermanos Junquera hicieron la historia de "The End of Pokémon", como así se titula, en su totalidad, ya que sólo recibieron el encargo de que contuviese un mensaje animalista. "Cuando te dan una pequeña premisa, el trabajo y la creatividad fluyen solos. Nosotros además somos narradores; si nos dijesen cómo tenemos que contar las historias, seríamos meros intermediarios y eso no llena artísticamente", reflexionan. El proceso de producción duró dos meses: primero los directores discutieron la historia y después dividieron las tareas entre su equipo (David Martínez "Spundman", Borja Sauras, Laura Rabanal, Sergio Ábalo, Bruno Suárez y Juanma Laguna). Entre los hermanos hubo piquilla: Enol quería ser fiel a la mitología de Pokémon y Luis, "más traicionero". Al final encontraron el equilibrio.

Después de que Ash inicia una corriente animalista por el mundo, la trama tiene un giro inesperado. Las multinacionales que viven de los combates intentan acabar con el movimiento y, en el lado opuesto, los seguidores de Ash se radicalizan, llegando a dar palizas a los entrenadores de Pokémon. "Al tener un tono adulto, pudimos utilizar elementos hasta ahora censurados, como que un Pokémon evolucione dentro de otro hasta reventarlo", cuentan. Los Junquera están ahora inmersos en historias propias, que quieren compaginar con proyectos externos. Han empezando a explorar el sector de los videojuegos, a los que creen que, como estudio de cine de animación, pueden aportarles un toque estético y narrativo diferente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook