18 de junio de 2019
18.06.2019

La Iglesia estudiará ordenar sacerdotes a hombres casados para atender zonas aisladas

Lo abordará en el Sínodo de los obispos sobre la Amazonía, para garantizar que se administran los sacramentos en áreas remotas

18.06.2019 | 01:07
El Papa Francisco, durante una reciente audiencia papal. // E. Inetti

El próximo Sínodo de los obispos sobre la Amazonía volverá a proponer uno de los temas considerados casi tabú por el ala conservadora de la Iglesia: la ordenación sacerdotal de hombres casados, para poder garantizar los sacramentos en las zonas más aisladas del mundo.

En el "Instrumentos laboris", el documento de trabajo con el que los obispos de los países involucrados debatirán en el Sínodo sobre la Amazonía que se celebrará en Roma del 6 al 27 de octubre, se recoge formalmente la sugerencia y por tanto entrará dentro del debate, pero tendría que ser aprobada por la asamblea.

"Afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana", se lee en el documento publicado ayer.

El jesuita argentino Humberto Miguel Yáñez, profesor titular de teología moral de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, que participó ayer en la presentación de este documento en el Vaticano confirmó que, aunque el tema se debatió ya incluso en el Concilio Vaticano II, "es la primera vez que se habla de manera tan explicita y aparece como forma de propuesta" en un documento. "El Papa Francisco ha abierto los canales de escucha donde aparecen cuestiones que ya estaban, pero no se escuchaban" añade Yañez, quien destaca que no se trata de abolir el celibato porque "la excepción a la regla no quiere decir abolir".

En el documento se ha cuidado mucho que no aparezca el término "viri probati", los hombres de fe comprobada que pueden ser ordenadas y cuya figura se remontaría a los primeros cristianos, ya que en otras ocasiones se desestimó que pudiera ser aprobado. Para Yáñez es solo cuestión de "lenguaje", ya que no se conoce así entre los indígenas, mientras que para el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, el documento no utiliza ese término porque "se ha convertido casi en un mito" y se ha "abusado de la expresión". En el Sínodo sobre la Eucaristía de 2005, en un documento se resaltó la "preocupante" escasez de sacerdotes, pero los obispos consideraron que el de los sacerdotes casados era "un camino" que no se podía "recorrer".

Curas cada dos o tres años

La escasez de sacerdotes y misioneros se hace aún más patente en las grandes extensiones de Latinoamérica y sobre todo en la Amazonía, donde cerca el 70% de las comunidades de la región no tiene acceso a la misa semanal.

"En la región del Amazonas hay lugares donde los sacerdotes llegan cada dos o tres años y ¿qué comunidad cristiana puede subsistir una presencia sacramental tan pobre?", señala Yáñez, quien además argumenta que cuando llega un sacerdote "pasan años hasta que aprenden la cultura, mientras que una persona del lugar puede inmediatamente traducir el evangelio".

El cardenal guineano Robert Sarah, uno de los más críticos con Francisco y representante del ala más conservadora de la Igleisa, ya expresó recientemente que la ordenación de los llamados "viri probati" es una "violación a la tradición apostólica". Ahora se reabrirá el debate.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca