08 de junio de 2019
08.06.2019

La madre de la niña con autismo a sus docentes: "El peor castigo será escucharse"

La progenitora de otro alumno del mismo centro denuncia hechos similares

08.06.2019 | 01:46

La madre de la niña de siete años con trastorno del espectro autista (TEA) que ha denunciado a cuatro maestras del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Cervantes de Dos Hermanas (Sevilla) por burlarse de su hija afirmó que para las docentes "el peor castigo será escucharse" en las grabaciones que apoyan la denuncia.

Así lo indica en una carta publicada en su perfil de la red social Facebook, en la que señala: "Cuando dejas a tu hijo en el colegio esperas que sea un sitio seguro, donde mínimo lo respeten. (...) Confías, porque si en esta vida dejamos de confiar en las personas, nos volveríamos locos". Añade que su hija "no le pudo contar con palabras" la situación "pero sí lo hizo con miradas y el presentimiento de una madre nunca falla".

Por su parte, el consejero de Educación y Deporte de Andalucía, Javier Imbroda, aseguró que "estará pronto" el informe de la Inspección sobre esta denuncia y que, dependiendo de ese informe, "se actuará en consecuencia, no quepa la menor duda".

Ayer, la madre de un niño con TEA que asiste al mismo centro presentó una solicitud de inicio de expediente disciplinario a la Consejería de Educación por hechos similares. En concreto, pide que se abra un expediente disciplinario contra la logopeda del centro, la monitora del aula específica y la tutora del menor para que se determine el grado de falta que han cometido ante el incumplimiento de sus "deberes y obligaciones previstas de la función pública" y que "de acuerdo con la normativa" se suspenda a todas ellas hasta que se resuelva el expediente.

Trato vejatorio

La Confederación Autismo España, la Federación Autismo Andalucía y la Asociación Autismo Sevilla condenaron las supuestas "malas prácticas" descritas por la familia de la menor con trastorno del espectro del autismo por parte de las cemandadas.

Las tres organizaciones señalan que las grabaciones y actuaciones que han transcendido "son de una enorme gravedad y suponen un tratamiento vejatorio hacia la menor".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca