04 de mayo de 2019
04.05.2019

Las matemáticas tratan de desvelar dónde está el vuelo MH370 de Malaysia Airlines

Los expertos están usando el modelo de cadenas de Markov para localizar el avión desaparecido en 2014

04.05.2019 | 18:58
Uno de los aviones de Malaysia Airlines.

Un nuevo enfoque matemático para analizar cómo se mueven por el océano los restos de un avión podría servir para desvelar uno de los mayores misterios de la aviación: ¿Dónde se encuentra el vuelo MH370 de Malaysia Airlines que cayó al mar en 2014?

Con el nuevo método, un equipo internacional ha reducido el lugar donde pudo caer en avión, que estaría al norte de la región donde se han concentrado la mayoría de los esfuerzos de búsqueda, según un estudio que publica hoy la revista científica estadounidense 'Chaos'.

El vuelo MH370 de Malaysia Airlines desapareció en pleno vuelo de Kuala Lumpur a Pekín, el 8 de marzo de 2014 y, hasta ahora, se han gastado más de 150 millones de dólares (134 millones de euros) para intentar identificar en qué lugar del océano Índico cayó el aparato con 239 pasajeros a bordo.

Los expertos usaron en su nuevo enfoque matemático lo que se conoce como modelo de cadenas de Markov, que hace referencia a una serie de eventos, en la cual la probabilidad de que suceda un evento depende de cómo haya sido el anterior.

Este tipo de cadenas ha sido usado para potenciar los algoritmos de búsqueda de Google, además de modelos de mercados financieros, recordó el Instituto Americano de Física en un comunicado.

El grupo usó datos de satélites para rastrear boyas esféricas según las corrientes oceánicas, las olas y el viento las empujan a lo largo del tiempo, para simular hacia dónde flotarían los restos de aparato.

Una de las dificultades es que hasta ahora se han encontrado muy pocos restos del avión en el mar. "Más de tres años después solo se ha recuperado un puñado de restos confirmados" lo que "aumenta el error de nuestro modelo", indicó el autor principal del estudio Philippe Miron de la Universidad de Miami.

El equipo tuvo además que hacer tres modelos separados para aumentar la precisión del movimiento de los restos debido a las variaciones estacionales en el océano Índico, donde el monzón "tiene importantes efectos en la circulación de la región", señaló Miron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook