28 de abril de 2019
28.04.2019

Multitudinaria despedida a María y Alberto, las víctimas gallegas de Sri Lanka

-Los dos jóvenes asesinados en Pascua fueron enterrados juntos en Pontecesures - El arzobispo de Santiago califica el atentado como algo "injusto y nunca justificable"

28.04.2019 | 04:11

Una multitud dio ayer su último adiós a María González Vicente, de 32 años, y Alberto Chaves Gómez, de 31, que ya descansan juntos para siempre en el cementerio parroquial de Pontecesures.

Los atentados cometidos en Sri Lanka hace justamente una semana acabaron con sus vidas y proyectos de futuro. Murieron juntos, cuando desayunaban tranquilamente en el hotel Kingsbury de Colombo durante sus vacaciones de Semana Santa, sentados en una mesa pegada a la ventana, con vistas a la piscina.

Sus cadáveres fueron encontrados y reconocidos juntos; y juntos fueron enterrados ayer, en un mismo panteón y en un camposanto situado a escasos metros del piso en el que residían.

Una multitud acudió al Tanatorio Iria Flavia, en Padrón, como también a la iglesia y al cementerio parroquial de San Xulián de Pontecesures, donde todos quisieron rendir homenaje a esta joven pareja y arropar a sus familias.

Los fallecidos residían desde hace unos años en la villa pontecesureña, de donde era natural María González, hija única de José González Magán y Amelia Vicente Pereiras, dos personas queridas y muy conocidas en la localidad.

Alberto Chaves nació en la parroquia de Leiro, en el municipio coruñés de Rianxo, donde residen tanto su madre, Dolores Gómez Rodríguez, como su padre, Manuel Chaves Barreiro, originario de Pontecesures, y su hermano Adrián, de quince años.

Asimismo, se desplazaron a este pequeño municipio pontevedrés bañado por el Ulla el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; su vicepresidente, Alfonso Rueda; la presidenta en funciones el Congreso, Ana Pastor; el presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices; el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada; y las subdelegadas del Gobierno en Pontevedra y A Coruña, Maica Larriba y Pilar López-Rioboo, respectivamente.

No faltaron alcaldes como los de Pontecesures, Juan Manuel Vidal Seage; Rianxo, Adolfo Muiños; Valga, José María Bello Maneiro; Rois, Ramón Tojo; y Padrón, Antonio Fernández.

Tampoco faltaron Gonzalo Caballero, secretario general del PSdeG;concejales y otras muchas autoridades políticas locales y autonómicas; así como personalidades eclesiásticas, con el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, a la cabeza que calificó "injusto y nunca justificable" el ataque terrorista reivindicado por el Dáesh. Barrio ofició el funeral junto al párroco de San Xulián, Arturo Lores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca