22 de abril de 2019
22.04.2019

La diabetes gestacional eleva el riesgo de que el hijo también sea diabético

El 6% de las mujeres padecen esta patología durante el embarazo

22.04.2019 | 02:16

Los hijos de madres que tuvieron diabetes gestacional durante el embarazo podrían tener mayor riesgo de diabetes tipo 1, según un nuevo estudio dirigido por un equipo del Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad McGill (Canadá), que ha sido publicado en la revista "Canadian Medical Association Journal". La diabetes gestacional se produce porque el organismo materno no es capaz de producir suficiente insulina, una hormona que se produce en el páncreas, glándula situada detrás del estómago, que se encarga de que la glucosa que circula en la sangre pase a las células para producir energía. La falta de insulina produce un aumento de los niveles de azúcar en la sangre de la madre.

Un 6% de las embarazadas padecen diabetes gestacional, según datos de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO). Se trata de una situación que se desarrolla durante el embarazo en la que los niveles de azúcar en la sangre se elevan, y exceden de los valores normales. Además, es una situación potencialmente peligrosa para la madre y para el feto, por lo que es necesario un adecuado diagnóstico y tratamiento de la misma. Generalmente una dieta y ejercicio adecuados es suficiente para controlar los niveles sanguíneos de glucosa.

Nuevas pistas

Por otra parte, científicos españoles y suecos han identificado la mutación genética que está detrás de una patología que en el mundo solo presentan tres hermanos de origen libio, una investigación que además ha servido para avanzar en la comprensión de una enfermedad totalmente distinta y más común, la diabetes.

Aunque esta es una investigación básica hecha en el laboratorio, plantea una posible nueva vía para atacar la diabetes y abre la puerta a desarrollar en un futuro terapias contra esta enfermedad. Para ello, se les hizo una biopsia de piel y de músculo; desde Estocolmo mandaron a Madrid las muestras de células y los investigadores identificaron una mutación genética nunca antes descrita que provoca la desaparición total de una proteína llamada TXNIP, lo que a su vez causa los elevados niveles de ácido láctico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook