07 de abril de 2019
07.04.2019
Faro de Vigo
Galicia:
Casos:
  2.627
Fallecidos:
 60
Recuperados:
 95
España
Casos:
 72.248
Fallecidos:
 5.690
Recuperados:
12.285
Actualizado: 28-03-20 19:50h

Unos cien padres denuncian cada año a sus hijos por malos tratos

07.04.2019 | 04:51

Del empujón y los gritos ante el primer "no" cuando tienen 7 u 8 años a romper el mobiliario y agredir físicamente a los padres al llegar a la adolescencia. Los psicólogos gallegos alertan de que la violencia filio-parental ha aumentado en los últimos años. Solo en Galicia hubo 160 denuncias de progenitores contra sus hijos por maltrato en 2017, un 10,3% más que el año anterior, según los últimos datos sobre violencia doméstica del Instituto Nacional de Estadística (INE). Y para los expertos estos son solo una mínima parte de los casos reales. "Se calcula que solo un 10% de los padres denuncian, la mayoría callan por vergüenza, por miedo o simplemente por no saber qué hacer. Es un error, hay que pedir ayuda para intentar reconducir la situación", explica la vicepresidenta de la sección de Psicología Educativa del Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia, Ana María Ulloa.

Los datos del INE revelan que, de media, más de un centenar de padres gallegos alertan cada año de que son víctimas de violencia por parte de sus hijos. De hecho, en el último lustro siempre se ha superado la barrera de 150 denuncias, excepto en 2016 cuando se bajó a 145. Pese a que ambos progenitores pueden sufrir el maltrato, hay más víctimas entre las madres: 114 en el último año analizado, frente a 46 padres. En el conjunto del país, solo en 2017, hubo casi 3.000 padres que manifestaron esta problemática.

Coincide con las psicólogas de la Fundación Amigó en que las causas de la violencia filio-parental son múltiples. "Está demostrado que si hay otro tipo de maltrato en el hogar es más fácil que se produzca en el menor", indica Ulloa, quien deja claro que la violencia filio-parental no surge de un día para otro y conviene atajar el problema ante los primeros síntomas. "Normalmente la mayoría de casos se dan en adolescentes de 14 a 17 años, pero esto no surge a esas edades. Cuando de pequeños dan un empujón, una patada a los padres o gritan, si ahí no se toman medidas educativas para que aprendan normas y límites; si no se les enseña a tolerar la frustración y no satisfacer todos sus deseos de forma inmediata, después en la adolescencia, cuando surge cierta rebeldía, esto puede derivar en violencia", indica esta psicóloga, quien anima a los padres afectados a alertar de lo que sucede y pedir ayuda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

FaroEduca