Una niña británica de 9 años que se encontraba de vacaciones junto a su familia en un complejo turístico de Mijas (Málaga) ha fallecido en el hospital Materno Infantil de Málaga como consecuencia de un posible choque anafiláctico tras consumir un helado en un centro comercial.