Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los niños prematuros quieren ser los mayores de la clase

Los padres piden retrasar un año la escolarización en infantil cuando los niños nacen en un año distinto al previsto

Jano Harguindey, con sus dos hijos mellizos. // FdV

Jano Harguindey, con sus dos hijos mellizos. // FdV

El próximo marzo se abre el periodo de matriculación para los niños que empiezan el segundo ciclo de Educación Infantil, un paso importante que implica la elección de un centro educativo al que los escolares acudirán, como mínimo, cinco horas diarias, de lunes a viernes, los próximos nueve años. Es un cambio importante para los niños en el que influye mucho la fecha de su cumpleaños. Así, los nacidos a comienzos de año llegarán teóricamente más maduros mientras que los que cumplen en el último trimestre suelen tener más problemas de adaptación. Esta circunstancia se agrava en el caso de los nacidos de forma prematura y, por este motivo, sus padres reclaman que se permita su escolarización a la edad "corregida", es decir, en la fecha prevista del parto si el embarazo hubiese llegado a término, en el caso de que sea un año distinto.

Es el caso de los mellizos de Jano Harguindey, de Bertamiráns, que nacieron el 31 de diciembre de 2013, en la semana 26 de gestación, tres meses antes de lo esperado. "Mis hijos fueron prematuros extremos, pesaron 900 gramos al nacer", explica. Por edad, los niños tendrían que haber empezado el colegio en 2016, pero sus padres consideraban que aún no estaban preparados. "Nos movimos a través de la directora del centro, hablamos con la Consellería de Educación, todos los informes que nos hicieron eran negativos a una escolarización tan inmediata", explica este padre. El inspector de Educación también consideró que era lo mejor. "Es una de las decisiones de la que más orgullosos estamos, creemos que las cosas tienen que seguir un proceso natural, no condicionarlos desde pequeños", recalca. Sus hijos, asegura, están perfectamente integrados. "Será amor de padre, claro, pero nuestros hijos son tan listos como cualquier otro, o incluso más", presume.

El suyo no es el único caso. "Conozco al menos otra familia que también tiene dos niños prematuros, en este caso con secuelas importantes, que tampoco tuvieron problema para retrasar la escolarización. De hecho, en su caso, casi ni tuvieron que pedirlo porque ya en el centro les recomendaron que esperasen un año más", apunta.

No obstante, esa flexibilización no está regulada por ley en Galicia aunque sí en otras regiones como Aragón, Canarias, Murcia, Castilla y León o Castilla La Mancha. En cada una se legisla de forma distinta y mientras que en algunas se establece para los prematuros extremos, en otras se legisla para todos los nacidos antes de la semana 37. En otras, como la Comunidad de Madrid, no se admiten excepciones.

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ya remitió una recomendación en mayo de 2017 pidiendo a las comunidades permitir la escolarización de los prematuros en el curso que corresponda a su edad "corregida". Algunas, como Cataluña, aceptaron la propuesta aunque no han legislado todavía. Otras, Galicia entre ellas, la rechazaron.

"Me parece aberrante que unos padres puedan decidir si vacunan o no a sus hijos, una decisión de tanto impacto en la salud pública, y en cambio no puedan decidir si retrasan un año la matriculación en un ciclo, como es el de Infantil, que no es obligatorio, aunque tengan el apoyo de expertos", lamenta la presidenta de la Asociación de Padres de Prematuros (Aprem), Concepción Gómez-Esteban. En Madrid, de hecho, se aprobó el 7 de febrero una proposición no de ley para instar a esta flexibilización con el apoyo de todos los grupos excepto el PP, que se abstuvo.

Al igual que ocurre en Galicia, en esa comunidad lo que se permite es aumentar un año más la permanencia en Educación Infantil y también en Primaria de acuerdo con el desarrollo del niño y su grado de madurez, siempre de acuerdo con los padres. Es decir, pueden repetir curso aunque en la Consellería de Educación rechazan este término. "No se habla para nada de repetición, ya que se trata de tener a los niños y niñas con la mejor atención educativa, considerando sus necesidades", recalcan desde el departamento autonómico.

Repetir curso

Esa "permanencia" en Infantil, sin embargo, no es del agrado de los padres. "Creemos que hay que evitar el fracaso desde el principio y no pensamos que sea bueno para los niños que empiecen a repetir en Infantil cuando simplemente podrían empezar un año más tarde. Al niño le estás enviando el mensaje de que no vale como sus amiguitos, que ellos promocionan mientras que él se queda atrás", recalca Gómez-Esteban. "Igual que se permite a los niños con altas capacidades saltar curso, no entendemos cómo no es posible retrasarlo cuando existe una justificación y es injusto que se pueda hacer en unas comunidades y en otras no", critica la presidenta de Aprem, que cree también que esa flexibilidad debería tener en cuenta incluso a los niños nacidos a término a final de año que no estén preparados para la escolarización. "Las normas deberían adaptarse a la situación de cada niño y no ser los niños quienes se tengan que adaptar a las normas", concluye.

La misma opinión expresa Eva Fernández, presidenta de Agaprem, la asociación gallega de padres de prematuros. En su caso, también valoró solicitar la flexibilidad -su hijo nació en noviembre de 2013 a las 25 semanas de gestación-, pero tras valorarlo decidió escolarizarlo en el año que le correspondía por edad. "Evolucionó bien y tras pasar sus tres primeros meses de vida ingresado en el hospital no volvió a tener que ingresar", cuenta.

"En cuanto a su desarrollo, tras poner sobre la mesa las dudas que tenía vi que él estaba preparado para el colegio", señala. Su hijo recibe el apoyo de Atención Temprana y también del departamento de psicomotricidad. "Tuvo una evolución de libro, muy buena. Cada niño es distinto y en la familia tenemos que ver cómo es el desarrollo, algunos están preparados y otros no", asevera la presidenta de esta asociación a la que pertenecen 25 familias y que ofrece apoyo y resuelve las posibles dudas de los padres desde el primer momento, incluso en el hospital.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats