12 de febrero de 2019
12.02.2019

La emocionante carta de una niña con asperger acosada en su colegio de Cangas

La joven, de 15 años, conmovió a sus profesores con un trabajo escolar por San Valentín

12.02.2019 | 20:14
Imagen de recurso de acoso escolar // Pixabay

T.G. estudia tercero de ESO en un instituto de Cangas. Tiene 15 años, y desde los siete tiene diagnosticado síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista que se caracteriza por dificultades en la interacción social y en la comunicación no verbal. Su madre cuenta que la niña ha sufrido varios episodios de acoso escolar. El último, el pasado viernes, cuando niñas de su clase, en una hora que tenían para hablar de sus temas en el aula, se pusieron a hablar de ella sin decir su nombre, mientras la niña guardaba silencio. "El delegado de clase tuvo que avisar a la orientadora porque se sentía mal -cuenta a FARO su madre-. Es muy triste. El profesorado y la orientadora están muy pendientes de ella. El año pasado le pegaron un chicle en el pelo. Cuando la acosan se lo tienes que ir sacando poco a poco, hablando con ella. Ella siempre dice que está "happy", que está contenta. Puede estar siempre con un dolor por dentro horroroso, pero siempre dice que está bien y que no les hace caso. 'Paso de ellas, son muy inmaduras, mamá', me dice".

Hace unos días le encargaron a T.G. y a su clase un trabajo escolar con motivo del día de San Valentín. El tema asignado era "para querer, quiérete". La carta que escribió, fechada el pasado domingo, sorprendió y emocionó a los profesores. "La de clases particulares se quedó sorprendida, como si la hubiera escrito otra persona", comenta su madre. En el texto, la adolescente se interpela a sí misma en segunda persona y relata lo que le ocurre con una madurez y una entereza impropias de una niña de su edad. "A ti que te cuesta un poco hacer amigos, pero lo intentas de todos modos siendo tú misma. A ti que nunca te importó lo que otros pensaran de ti, que no te importan las críticas que recibas sobre lo que haces, que te importa un pimiento lo que piensan de ti, porque tú misma sabes que están muy equivocados porque tú eres tú y no lo que otros desean que fueras", dice una parte del texto, que denuncia el acoso escolar y reafirma la autoestima y el amor propio de las personas que padecen estos trastornos: "A ti que no te gusta cuando se meten con alguien, que no te gusta cómo tratan a los que tienen lo mismo que tú. A ti que no quieres cambiar tus maneras de pensar, que te mereces un gran aplauso por ser quien eres. A ti que saludas a todos al llegar a clase, que quisieras preguntarles a todos ¿"qué harías tú en mi lugar"?" El manuscrito termina con la firma de "tu mejor amigo: tu subconsciente", y dos pequeños dibujos.

Según la Confederación Asperger, se estima que más del 90 por ciento de los niños que tienen este trastorno sufren acoso escolar. "Se meten con ella por su forma de ser -cuenta su madre-. Es muy solitaria, trata de estar con las amigas, con las niñas de su edad, pero no sabe entablar una conversación. Desde pequeña se lleva mejor con los niños que con las niñas. Los temas que hablan las niñas, los chicos y la moda, no le interesan, no es su fuerte".

Su madre defiende que T.G., aficionada a las series y al manga, es muy lista, pero no sabe defenderse cuando se meten con ella. Desde pequeña andaba a gatas, y después de estar con 3 y 4 años en un colegio de monjas la tuvo que cambiar a un centro público, porque la tenían castigada todo el día. "No hacía caso a la profesora -cuenta su madre-. En vez de ir a jugar quería aprender, y las niñas se metían con ella empujándola, tratando de hacerle de menos, riéndose de ella".

Los padres de T.G. acudieron a psicólogos y neurólogos hasta que dieron con el diagnóstico, síndrome de Asperger, que también se caracteriza por unos patrones de comportamiento e intereses muy restrictivos y repetitivos. "Desde pequeña le cambié todas las rutinas -cuenta la madre en relación a ese aspecto del asperger-, no estábamos en casa, salíamos, y ella era muy extrovertida, ahora es un poquito más tímida".

Este es el texto íntegro de la carta, publicada en el perfil de Facebook de la madre de T.G. y que FARO reproduce con el permiso materno:

Cangas, 10-2-2019

Para la persona más importante de este mundo: sin ti este mundo sería sólo un mar de aburrimiento. Tú eres la solución, tú misma eres tu respuesta y tu solución a todos tus problemas. Para alguien especial que todo el mundo necesita entenderte, tú que te esfuerzas 100 veces más que los demás para alcanzar el éxito, por todas tus cualidades importantes que te definen tal y como eres, que no necesitas hacer mucho para conseguir que cada día de tu vida sea un gran día en el que todo tu optimismo lo refleje tu gran sonrisa. A ti que gracias a tu gran imaginación consigues crear historias interesantes, personajes peculiares; a ti que siempre te animas a ti misma, no necesitas mucho para conseguir sacarles una sonrisa a todos, que a pesar de lo que tienes no te quedas atrás porque tú puedes conseguir lo que te propongas, que animas a otros como tú a disfrutar de sus defectos porque sabes que nunca los tuvieron.
Que animas a tus compañeros cuando dicen que lo están haciendo, lo hacen o lo hicieron mal pero tú sabes que eso no es verdad, que aplaudes no porque algo no les saliese, sino porque lo intentaron y no les salió, pero con un poco de determinación seguro que lo consiguen.

A ti que nunca pensaste que diciendo con tu gran sinceridad a los demás no les gustase. A ti que te cuesta un poco hacer amigos, pero lo intentas de todos modos siendo tú misma. A ti que nunca te importó lo que otros pensaran de ti, que no te importa las críticas que recibas sobre lo que haces, que te importa un pimiento lo que piensan de ti, porque tú misma sabes que están muy equivocados porque TÚ eres tú y no lo que otros desean que fueras. A ti que no te importan las críticas, porque sabes que no te conocen de verdad. Tú, que sabes cuáles son tus magnificas cualidades: tu amabilidad, tu tolerancia, tu optimismo, tus ganas de explicarle a todos lo equivocados que están por juzgarme sin conocerte realmente. Para ti, que aunque suspendas un examen mantienes tu optimismo y tu positividad porque sabes que aunque lo suspendas puedes esforzarte para aprobar otro examen.

Por tus ganas de cambiar la manera de pensar de algunas personas ignorantes. A ti que no te gusta cuando se meten con alguien, que no te gusta cómo tratan a los que tienen lo mismo que tú. A ti que no quieres cambiar tus maneras de pensar, que te mereces un gran aplauso por ser quien eres. A ti que saludas a todos al llegar a clase, que quisieras preguntarles a todos ¿"QUÉ HARIAS TÚ EN MI LUGAR"? A ti que no cambiarías por nada del mundo tus gustos.

NO CAMBIES NUNCA TU MANERA DE SER. Tú puedes conseguir lo que te propongas ¡ÁNIMO, TÚ PUEDES!

Tu mejor amigo: tu subconsciente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook