El Papa Francisco ha pedido a los políticos que no se dejen condicional por la lógica que apunta al éxito personal o interese inmediatos y partidistas y que defiendan la vida de quienes están por nacer, al tiempo que ha censurado que se presente el aborto como un "derecho humano". "Hago un llamamiento a todos los políticos para que, con independencia de sus creencias, pongan como piedra fundamental del bien común la defensa de la vida de quienes están a punto de nacer y entrar en la sociedad", dijo Francisco durante una audiencia con miembros del Movimiento italiano por la Vida en el Vaticano.

Justificó que es "deber absoluto" defender la vida "desde su concepción hasta su extinción natural" e instó a prestar "atención a las condiciones" como la "salud, educación, oportunidades de trabajo" y demás elementos "que permiten a una persona vivir de una manera decente".

Francisco viaja este domingo a Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, en un viaje relámpago de apenas 48 horas en las que se convertirá en el primer pontífice en visitar la Península Arábiga y donde relanzará las relaciones con los musulmanes durante su participación en el Encuentro interreligioso internacional dedicado a la Fraternidad humana. Francisco manifestó en un videomensaje su alegría por este viaje y declaró su intención de "escribir una nueva página en la historia de las relaciones entre las religiones". "Somos hermanos, aunque seamos diferentes", dijo.