22 de enero de 2019
22.01.2019

Los médicos de España y Portugal firman un manifiesto conjunto contra las pseudociencias

Las organizaciones colegiales de ambos países las califican de "detestables" y proponen que se denuncie su práctica, al constituir un grave peligro para la salud de los pacientes

22.01.2019 | 01:07

Las máximas representaciones de los médicos en España y Portugal han plasmado su "no" rotundo a las pseudoterapias y pseudociencias, que tachan de "absolutamente detestables", en la denominada "Declaración de Madrid", un apoyo claro al Real Decreto que prepara el Gobierno en el marco del Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. En esta declaración, el Consejo General de Médicos de España (CGCOM) y la Ordem dos Medicos de Portugal expresan su más contundente rechazo a "este tipo de malas prácticas", que consideran no solo ineficaces, sino también peligrosas para los pacientes, y recomienda que sean "expresamente prohibidas y excluidas" de cualquier circuito sanitario.

Ambas organizaciones se reunieron en Madrid el pasado viernes para analizar las pseudociencias y las pseudoterapias desde la perspectiva médica, debido a la proliferación de casos de pacientes en situaciones críticas por el uso de las mismas, según explican ambas organizaciones colegiales, y ante la gran confusión que hay entre la sociedad sobre lo que es la medicina basada en la evidencia científica y aquellas prácticas basadas en creencias y que no cuentan con el soporte científico.

"La profesión médica europea tiene que responder ante este tipo de malas prácticas, pero también han de hacerlo desde otras profesiones y desde las administraciones competentes, que disponen de legislación suficiente para actuar contra las mismas, ya que son absolutamente detestables y perjudiciales para la salud pública y la seguridad de los ciudadanos y pacientes", afirman los médicos españoles y lusos en esta declaración, que recoge diez declaraciones y recomendaciones.

Teniendo en cuenta que las pseudoterapias y pseudociencias, ofrecidas por sanitarios y no sanitarios, constituyen una oferta terapéutica sin el apoyo científico necesario para avalar su validez ni utilidad, presentándose ante la sociedad con falsa apariencia científica y pretendida finalidad sanitaria, los firmantes de la "Declaración Madrid" reclaman que los actos de divulgación y utilización de las mismas sean denunciados por constituir un fraude sanitario. "Todas ellas han de ser expresamente prohibidas y excluidas de cualquier circuito sanitario y consideradas, a todos los efectos, como prácticas que atentan contra la salud pública y la seguridad de los pacientes", recalca el texto.

El Consejo General de Médicos de España (CGCOM) y la Ordem dos Medicos de Portugal añaden que todo médico tiene la obligación de informar adecuadamente al paciente de que las pseudoterapias y las pseudociencias no son una especialidad de la medicina y apuestan por profundizar en la relación médico-paciente, la comunicación personal y social, y la humanización de la asistencia sanitaria para evitar la desviación del paciente hacia este "universo paracientífico tan dañino", insisten.

Los representantes de los médicos insisten en que la publicidad en el ámbito de la salud ha de ser objetiva, veraz y sin propagar conceptos infundados, engañosos o no basados en la mejor evidencia. "Solicitamos a nuestros representantes políticos legislar para combatir tanto las pseudoterapias y pseudociencias como los actos o movimientos que las promueven, y salvaguardar la salud pública y la seguridad de los pacientes", argumentan.

Otras organizaciones colegiales sanitarias, como el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España y el Consejo General de la Psicología de España se mostraron en días pasados a favor de algunas pseudoterapias que practican algunos de sus colegiados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca