20 de diciembre de 2018
20.12.2018

Niña Pastori: "El flamenco en el norte se saborea más despacio, se degusta como el buen jamón"

"A los 40 me siento con fuerza renovada, con las ideas claras y eligiendo prioridades"

20.12.2018 | 03:57
La Niña Pastori, al recoger un Grammy latino por su álbum "Ámame como soy". // Efe

La flamenca moderna de mirada dulce y voz envolvente ha superado los cuarenta sin atisbo de crisis. Es más, siente su dominio de las tablas con el avance de cada nota de su nuevo disco, "Bajo tus alas", que este sábado presenta en el auditorio Mar de Vigo (21.00 horas, entradas aún disponibles desde 43 euros).

–Actúa en Vigo, la única fecha en Galicia, el día de la lotería. Si le toca el 'Gordo", ¿actúa igual?
–Tengo décimos. Si me toca, ¡no! (Risas). Imagínate. Actuaría igual, seguro. Aunque con más alegría. Para mí, el mayor premio 'Gordo' es estar viva y poder vivir esta vida con salud y con los míos, todo lo demás es secundario.

–La Gira "Bajo tus alas" ha arrancado con un rotundo éxito y colgado el cartel de sold out en muchas ciudades. ¿Qué espera de su actuación en el Mar de Vigo?
–Espero que vaya muy bien. Para mí lo más importante es que, los que vengan, se lo pasen bien y tengamos una noche bonita. Esta gira por España ha ido a muchos lugares del norte y ha sido fenomenal. La gente disfruta las canciones en el directo como nosotros.

–¿Qué acogida tiene en Galicia el flamenco?
–La acogida es muy buena en el norte en general. Siempre lo comentamos los compañeros, porque solemos trabajar de Madrid para abajo, pero es verdad que hay afición en toda España y también fuera. El público gallego es súper agradecido y muy cariñoso. Lo vemos muy entregado, saboreando el concierto. Quizás sea por eso: como no vas tanto, la gente lo degusta de otro modo. Si todos los días comes buen jamón, no lo valoras. Lo saboreas más despacito cuando comes poco.

–En "Bajo tus alas" hay colaboraciones de Pablo Alborán, Manuel Carrasco... La Niña Pastori conjuga el purismo de su voz con las nuevas tendencias musicales. Al demostrar que el flamenco no es intocable, ¿ha acercado este arte a mucha más gente?
–Sí. Al no ser un flamenco tan ortodoxo, le saco otro aire y, quizás, sea más fácil de entender y entre muchísimo mejor a la gente que no conoce el estilo más tradicional. Estoy muy contenta también por poder hacer este tipo de música. Y feliz de poder atraer a gente joven, que me dice que antes no escuchaba flamenco y lo hace a raíz de conocerme a mí. Que la gente se vaya aficionando es una satisfacción muy grande.

– ¿Por qué ha elegido esas voces en su disco?
– Ha sido complicado pero, al final, tampoco es un disco de duetos. Había que ordenar las agendas, porque estamos con nuestras giras... Y les apetecía. Para mí era una satisfacción y ahí están. Fue mucho más simple de lo que parece.

– De nuevo llaman la atención las colaboraciones en "Realmente volando", su primer disco en directo con Rosalía, Poveda u Orozco. ¿Se entienden bien sobre las tablas y en la vida todos esos artistas o hay de todo?
–Hay muy buen ambiente con todos los que colaboran, que para mí son excelentes como artistas. Si no, no haría una colaboración con ellos. Hay una admiración primero en el plano artístico y luego como personas. Pienso que la buena relación se puede sentir también en el disco.

–De María Rosa García, el nombre que figura en su DNI, ¿queda algo cuando Niña Pastori sube al escenario?
–Creo que estamos juntas siempre, pero cada una vuelve a su camino dependiendo de donde estén. Si subo al escenario, me transformo en Niña Pastori. Cuando me bajo, soy María, la madre de Pastora y de María, la mujer del Chaboli y la hija de Pastora y de Pepín.

–¿Cómo se le quedó el cuerpo al escuchar a su pequeña de nueve años "la verdad es que te echo de menos"?
–Hay muchas cosas que te pierdes, pero las niñas no lo llevan del todo mal. Cuando no estoy fuera de viaje, todos mis planes son con ellas. Si no pueden ir niños, no voy. Ya puede ser algo muy importante para que mis niñas no vengan. Una vez que ya salen del cole, trato de estar para todo. Tanto el cumpleaños de sus amigos, como para todas sus fiestas. Es lo que siento, las echo mucho de menos y es lo que me apetece hacer.

– ¿Cómo se las arregla para conciliar con una agenda llena de viajes?
–Trato de reservar ciertas fechas como el día de su cumpleaños, que nunca me he perdido. Intentado estar en fin de curso y cuadrar la agenda, aunque haya veces que no podido estar... Ayer [por anteayer] tuvieron la celebración de Navidad en el colegio y fui a ver a mis hijas cantar en el coro. Estaban emocionadas, querían saber donde me iba sentar. Ha sido una casualidad, porque me ha coincidido antes de actuar en Vigo y en el Palau de Barcelona, donde estaré el 27 y el 28.

– ¿Cómo se han portado los 40?
– Para mí los 40 llevan durando ya unos cuantos años. Llevo sintiéndome con mucha fuerza, como si se doblaran. Con poderío. Con las ideas más claras. Vas eligiendo verdaderamente tus prioridades; lo que te importa. Y ahora ya estoy de camino a los 41, el próximo 15 de enero.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook