18 de octubre de 2018
18.10.2018

"El mundo de la hechicería acaba impregnando a Cervantes"

18.10.2018 | 02:10

"Eran temas tan habituales, que brujas y hechiceras incluso aparecen en la literatura de la época como algo común. Cervantes mismo trata el tema en "El rufián dichoso". Y ahí está "La Celestina", y tantos y tantos otros libros que tratan la brujería en el siglo de oro", afirmó Teo Palacios.

Y es que, según el escritor, en los siglos XV al XVII, la brujería y la demonología sufrieron una expansión nunca antes conocida. "Se escribieron multitud de libros y tratados sobre los demonios. Se llegó a hacer listados con demonios que llegaron a contar más de 133 millones de nombres", explicó Palacios.

Y en el Siglo de Oro, indicó ayer, se comienzan a publicar las llamadas "Relaciones de sucesos". Se les considera las precursoras del periodismo. "Hay varias que se refieren a exorcismos, posesiones demoníacas y brujería. Una de ellas me sirvió para comenzar a orientar "La boca del diablo", mi nueva novela", confesó el autor, que se atrevió a citar el título. "La Relación de un caso raro en que fueron expelidos de una mujer casada muchos demonios, en la villa de Madrilejos, a los 14 días del mes de octubre de este año pasado 1607 por el padre Luis de la Torre, de la Compañía de Jesús". Palacios explicó que ocupa 11 páginas y puede encontrarse en la colección de jesuitas de la Biblioteca de la Real Academia de Historia. En ella se ofrecen detalles de la posesión de varios demonios sobre el cuerpo de María García, de 43 años, casada con Matías Rodríguez de Gutierre el 14 de octubre de 1607. María García "se hallaba poseída y gravemente afligida de unos demonios" y sufrió desde los 7 años. "Este caso fue tan famoso, que unos años más tarde se estrenó una obra de teatro en la que se desarrollaba lo ocurrido", aseguró el escritor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook