28 de septiembre de 2018
28.09.2018

Tratar la obesidad a partir de la cabeza

Los psicólogos exigen un papel más activo frente a esta patología -"Podríamos ayudar a que la relación con la comida fuese más sana", subraya la especialista Rocío Basanta

28.09.2018 | 02:39
Tratar la obesidad a partir de la cabeza

Los psicólogos reivindican un mayor protagonismo en los tratamientos contra la obesidad ya que, recuerdan, muchos de los problemas relacionados con la alimentación son derivados de problemas mentales. Los especialistas, fundamentales en el tratamiento de trastornos de conducta alimentaria como la bulimia, la anorexia o la vigorexia reclaman que su papel sea más activo ya desde Atención Primaria para detectar precozmente estos y otros problemas relacionados con la comida.

Una de ellos es la psicóloga clínica Rocío Basanta, que este viernes participa como única ponente gallega en la I Jornada Psicología en el Tratamiento de la Obesidad que se celebra en Barcelona. Basanta, que trabaja en el Hospital de Lugo, está adscrita a interconsulta hospitalaria por lo que trabaja con cualquier especialista médico que demanda apoyo en lo emocional para sus pacientes y cree prioritario "que los psicólogos tengamos más presencia que la que tenemos ahora".

Su conferencia en Barcelona abordará el rol del psicólogo en los procesos de cirugía bariátrica, que reducen el estómago de los pacientes. "Los psicólogos y también los psiquiatras estamos presentes antes de la cirugía para evaluar que el paciente entiende el proceso y que no presenta contraindicaciones pero además de evaluar creo que tiene mucha lógica que también preparemos y acompañemos en todo el proceso posterior", explica Basanta. Así, subraya que la cirugía bariátrica "es mucho más eficaz cuando la intervención quirúrgica es un paso más dentro de un proceso de cambio" .

Y es que aunque la cirugía sea exitosa, muchas veces los pacientes presentan problemas a medio y largo plazo y, de hecho, el Sergas abordará una investigación al respecto de la eficacia que tiene este proceso tras diez años, según adelantó la psicóloga clínica.

El papel de los psicólogos, remarca, es fundamental para que en ese caso los pacientes puedan afrontar mejor el cambio. "La cirugía puede ser un éxito pero aún así las personas pueden sufrir mucho porque de repente les cuesta reconocerse en el espejo, les cuesta darse cuenta de que han mejorado pero sufren porque habían idealizado el proceso, porque pierden kilos pero no recuperan el cuerpo que tenían años atrás, tienen que aprender a convivir con la piel extra que les sobra y que se podrá operar pero no de forma inmediata", explica la especialista, que subraya que existe un aumento de las patologías entre las personas que se han sometido a esta operación e incluso de suicidios. "Y todo ello tiene que ver con el sufrimiento psíquico de una operación exitosa" , recuerda.

Por eso considera fundamental la aportación que puede hacerse desde su campo a estos pacientes, en concreto, y a los que presentan patologías relacionadas con la obesidad, en general. "Habría que empezar por no dejar que las cosas lleguen al punto al que llegan y que la patología avance y se llegue a situaciones desesperadas", indica Basanta en referencia la obesidad mórbida pero también a la anorexia y la bulimia. Para ello cree fundamental trabajar de manera coordinada con Atención Primaria.

"Creo que una de las ventajas sería llegar antes y poder prevenir con un enfoque más global porque las emociones forman parte de la salud, y es que no solo son importantes los números del colesterol, la hipertensión o los kilos sino también las vivencias de las personas", afirma. Al respecto de la obesidad, recuerda que "no comemos solo porque tenemos hambre, lo hacemos porque estamos frustrados, nerviosos, porque hemos tenido un mal día o porque necesitamos un consuelo y si esa parte no se aborda corremos el riesgo de que aunque el tratamiento sea eficaz podamos volver a engordar porque volvemos a usar la comida como una manera de solucionar nuestros problemas emocionales". "Las personas no llegan a los 200 kilos por pasarse de la raya un fin de semana, es porque la relación que tienen con la comida no es sana", sentencia.



Rocío Basanta - Psicóloga Clínica

"Tiene lógica que los psicólogos también preparemos y acompañemos al paciente"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook