15 de septiembre de 2018
15.09.2018
Gesto solidario de la actriz gallega

El "sí, quiero" de María Castro a la naturaleza

La artista, "viguesa de sangre y baionesa de alma", plantó un centenar de carballos en el entorno de la Virgen de la Roca junto a su novio y un grupo de vecinos voluntarios - Hoy contraerá matrimonio con su pareja en Baiona

15.09.2018 | 02:26
Así arrancaba la boda de María Castro en Baiona. // R. Grobas

Como las populares de toda la geografía gallega, la boda de María Castro es toda una fiesta con su programa, sus tres días de actos religiosos y lúdicos y sus comilonas. La orquesta Panorama tiene la agenda repleta este fin de semana, pero la música tampoco faltará en el evento. Está por ver si habrá hueco para las bombas de palenque o los fuegos de luces. Y es que, como cualquiera de las celebraciones patronales que tanto abundan por estas latitudes, la actriz se declaró ayer en Baiona "gallega por los cuatro costados", pero también "viguesa de sangre y baionesa de alma". Así que su enlace con José Manuel Villalba no podía ser en otro sitio. Allí tuvo lugar ayer la primera de las tres jornadas en las que la pareja hará oficial su unión matrimonial. Concretamente en el entorno del emblemática Virgen de la Roca, en pleno monte, donde los novios plantaron un centenar de carballos acompañados de otros tantos vecinos voluntarios y en colaboración con la comunidad de montes.

La idea de organizar la jornada de reforestación fue de él, sabedor de lo que su hoy ya esposa sufrió a causa de los incendios del pasado octubre. Y se la soltó al mismo tiempo que le pedía matrimonio en directo en el programa de televisión "El Hormiguero" un mes después del desastre. Allí le anunció que la fiesta duraría tres días, que se desarrollaría en Baiona, y que le gustaría "ir a reforestar con la gente de allí", además de invitarlos a empanada, vino y cerveza. Cumplió con todo y la artista vivió su preboda con la emoción a flor de piel. "He veraneado aquí desde niña y aquí venía a jugar con mis amigos a la pelota y no puedo ver esto así", manifestó entre sollozos. "Y eso que todavía no he dado el sí quiero. No se puede ser tan emocional", bromeaba ante las cámaras mientras se reponía del sofocón.

Pero no todo fueron lágrimas porque había que coger la azada para colocar cada uno de los arbolitos de apenas 60 centímetros y ponerse a trabajar codo con codo con los vecinos, los que lucharon contra el fuego armados con sus cubos hace once meses. "Queríamos emular lo que ellos hicieron el año pasado, que consiguieron que todo esto no desapareciera. Queríamos que ahora fueran ellos también los que colaborasen en esta reforestación y aportar nuestro granito de arena para poder levantar esto, que vuelva a ser verde y que no vuelva a suceder lo mismo", dijo. Y para ello convocaron a gente de las parroquias de Baredo, Baiona y Baíña, las más afectadas por el devastador fuego, que dejó a la localidad con apenas dos de sus cuarenta hectáreas de monte sanas.

A la cita acudió también un grupo de usuarios del centro de atención a personas con diversidad funcional Juan María, con los que la artista habló de su "maravillosa experiencia" en el "reality" de cocina "Masterchef" y su "ilusión" por formar parte de la nueva temporada de la serie "Amar es para siempre".

Hoy llega el día grande. La ceremonia tendrá lugar en el parador de Baiona, ese que la actriz "veía desde abajo" cuando paseaba en su infancia y que ahora disfrutará "desde dentro". Pocos detalles quiso avanzar de la fiesta, solo que será "de día porque hay muchos niños, temática, y hasta ahí puedo leer, y con mezcla gallega y valenciana para que nadie tenga celos".

Y el domingo habrá "reboda". Los invitados acudirán a una velada también de ensueño, pero más informal. Se irán a las Islas Cíes a pasar el día y comerán productos típicos como "el queso de Arzúa, lacón, xoubiñas, cosas de aquí, de la tierra".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Loterí­a de Navidad 2019

FaroEduca