13 de agosto de 2018
13.08.2018

Los tentáculos de O Carballiño tocan China

Periodistas asiáticos visitaron la Festa do Pulpo, que aspira a ser de interés internacional

13.08.2018 | 04:11
Arriba, un aspecto de la carpa. Abajo, preparación del cefalópodo durante la fiesta gastronómica. // Iñaki Osorio

Entre las 80.000 personas que degustaron ayer raciones de pulpo cocido -en las cuarenta calderas colocadas en el parque municipal que cuenta con 500.000 metros cuadrados de superficie y otras quince que se encontraban en diferentes calles de la villa-, se encontraban diez periodistas chinos, que los organizadores esperan que puedan contribuir de una forma decisiva a que el evento, declarado fiesta de interés nacional hace ocho años, sea reconocido como fiesta de interés internacional.

El alcalde de O Carballiño, Francisco Fumega, muestra su confianza en que "pueda conseguirse el próximo año" la declaración de fiesta de interés internacional, tras "cubrir todo el papeleo y superar todos los requisitos", con noticias sobre la Festa do Pulpo do Carballiño publicadas en numerosos países como Alemania, Suiza, Panamá, México, Cuba, Brasil, Argentina y Venezuela, entre otros, a los que rindieron homenaje en diferente ediciones.

La Festa do Pulpo está concebida desde sus orígenes, hace más de medio siglo, como un reencuentro con los gallegos que residen en otros países de Europa y América, alrededor del pulpo, cocido por las sesenta familias de la localidad de Arcos que se dedican a preparar este producto.

La tradición arranca en el siglo XII, cuando Marín estaba considerado el puerto del monasterio de Oseira, al que llegaba el pulpo seco, deshidratado, en el que se especializaron los vecinos de Arcos, para que pudiera consumirse durante todo el año. De esta forma, a pesar de que se encuentra a 80 kilómetros de la costa, O Carballiño se ha convertido en "el mejor intérprete del pulpo", porque los vecinos de Arcos fueron transmitiendo de padres a hijos, durante 400 años, la experiencia que acumularon sobre la elaboración de este producto. "Por algo inventamos el oficio", comenta la presidenta de los pulpeiros, Isaura González.

El pulpo elaborado en O Carballiño se consume "en su punto" de cocción, con sal, pimiento y aceite, por lo general sin añadirle cachelos ni pimientos, aunque el menú puede completarse con pan de Cea, empanada, carne ao caldeiro, carne asada, postre de la comarca (cañas y melindres de O Carballiño), además de vino de O Ribeiro o de otras denominaciones de origen gallegas.

Las sesenta familias que residen en Arcos tienen una o dos personas que se dedican a cocer el pulpo en las ferias y fiestas de diversos puntos del noroeste peninsular, revela la presidenta del colectivo, Isaura González, a los que se suman personas que se iniciaron en el oficio allí, y luego establecieron su lugar de residencia en otras localidades de Galicia, como Bandeira, Monforte, Sarria, A Rúa y Verín.

Casi todos utilizan calderas de acero inoxidable, porque "da mucho trabajo mantener limpias las tradicionales de cobre". Isaura González explica que las calderas de acero tienen la desventaja de que requieren mayor cantidad de energía, por ser mejor conductoras del calor. "El cobre es peor conductor del frío y del calor, por lo que tarda más en calentarse, pero luego también tarda más en enfriarse".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores