13 de agosto de 2018
13.08.2018
ÚLTIMA HORA
Al menos un muerto por un tiroteo en el centro de Estrasburgo

A Guarda, entre la tradición y el vino

La Romería del monte Trega congrega a miles de personas y llena de color un día gris

13.08.2018 | 04:11

El verano es verano aunque la niebla, llegada del Oeste, nos invada y quiera convertir en gris una de las fiestas más esperadas del año. Ayer miles de personas subieron al monte Trega, en A Guarda, para celebrar la "Festa do Monte" que se ha convertido en uno de los mas grandes alicientes del verano festivo en Galicia.

La romería volvió a ser punto de encuentro no solo de guardeses y baixo-miñotos sino de personas llegadas de las cuatro provincias gallegas y el norte de Portugal, así como turistas que estos días eligen las Rías Baixas.

La tradición de la subida al monte, la fiesta familiar de la comida en familia de cientos de guardeses volvió a contar con el complemento de la degustación de vino tinto y las camisetas blancas manchadas, lo que, a pesar de no ser el origen, popularizó de algún modo esta romaxe.

Multicolor

Las bandas mariñeiras posibilitaron en el monte desde las mañanas cientos de instantáneas multicolores. Sus juramentos realizados con los garrafones de vino levantados y "bebiendo a morro" fueron algunas de las imágenes más recogidas por los asistentes, en una jornada de campo de visión reducido para uno de los lugares más bellos del mundo. "Esa fiesta es impresionante, yo vengo todos los años, es una pena que el día esté así, pero lo pasamos bien igual", explica Ana.

Al llegar a la cumbre cada banda mariñeira tiene un lugar asignado donde comen reunidos y donde realizan "la jura", de volver a reunirse para el año que viene, según manda la tradición.

De las 20 bandas mariñeiras que subieron al Trega destacaron la "banda de Mau" que celebró la fiesta de su cincuenta cumpleaños y la banda "Amparo do Monte", que llega ya a los diez, una de las últimas en formarse.

Más de 3.000 personas conforman estas organizaciones que dan vida a la "Festa do Monte". La Banda Roja o la Desfeita son dos de las más numerosas, con más de 300 integrantes que incluyen desde niños de tres años a mayores de entrada edad. "Hoy un día no podría celebrarse la fiesta del Monte sin las bandas mariñeiras", explicaba José, uno de los componentes de estas entidades.

Hay todo tipo de bandas, grandes, pequeñas, familiares, de 30, 40 o 100 integrantes. Cada una va representada con un color.

La jornada de ayer comenzó temprano con la subida al monte en la que predomina el encuentro familiar y entre amigos y familias que se juntan para comer y pasar el día grande de las fiestas. No se completó la jornada sin la lluvia que hizo acto de presencia después de las siete de la tarde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores