04 de agosto de 2018
04.08.2018

La ola de calor en Galicia derrite los termómetros: 43,5 grados en Arbo

La alerta roja por calor da paso a la naranja y la masa de aire africano da un ligero respiro hoy, pero no remite hasta el lunes. Arbo, la sartén de Galicia a 43,5 grados. Vigo bate su récord: 37,7 grados y 25 de mínima

04.08.2018 | 02:36
Las playas de Vigo, a rebosar el día más caluroso de la ola de calor // M. G. Brea

servicios

METEO|La previsión

¿Hará sol o lloverá? Consulta el tiempo de tu ciudad o del lugar al que vayas

Galicia afronta este sábado su tercer día consecutivo inmersa en una ola de calor que ayer dejó temperaturas históricas en muchas de las localidades del sur como Arbo, que registró 43,5 grados, la máxima gallega, a las cinco de la tarde. También se superó el récord de los últimos 28 años en Ourense, con 42,5º y tampoco hay registros de temperaturas superiores a los 37,7 grados alcanzados ayer en el centro de Vigo. Sólo en agosto de 2016 se anotó un valor superior, de 40,8º, pero fue en la estación meteorológica que Aemet tiene en el aeropuerto de Peinador.

También se superaron los 40 grados en Salceda de Caselas (42,4º), Arnoia (42º) o Redondela (40,1º) mientras que Pontevedra apuntó 38 y Lugo 38,1. En Santiago (37,8º) las visitas al Pórtico de la Gloria de la Catedral fueron suspendidas hasta nuevo aviso por motivos de conservación de la pieza arquitectónica recién restaurada. En el norte gallego el mercurio sobrepasó los 30 grados en Ferrol (31,6º) y se quedó en los 24,2º en A Coruña.

Así, los pronósticos meteorológicos se cumplieron y la del viernes se convirtió en la jornada más sofocante del fenómeno adverso por el que la Xunta decretó la alerta por calor en 39 localidades y prealerta en otras 12. También hubo alerta roja en las localidades del Miño a su paso por Ourense y Pontevedra y naranja y amarilla en la inmensa mayoría de la comunidad. Para hoy se espera un ligero descenso de apenas un par de grados en las máximas que supondrá cambiar la alerta roja por naranja en el Miño y reducir al norte y sur de Ourense y al litoral de Pontevedra las zonas afectadas por el aviso amarillo, que establece temperaturas superiores a los 36 grados.

Durante todo el fin de semana continuará la intrusión de masas de polvo sahariano en Galicia, por lo que se podrán ver incrementados los niveles de partículas en el aire ambiente. Ese polvo africano en la atmósfera, que se puede confundir fácilmente con vapor de agua o brumas, es el responsable de que el cielo luzca un azul menos intenso de lo habitual durante estos días.

Los animales de Vigozoo también se refrescan en la ola de calor // FARO

Ola de calor en las Rías Baixas: agua a 25 grados

El agua de los arenales gallegos ha perdido este verano su fama de "gélida" con temperaturas que incluso alcanzaron ayer en Ladeira los 25 grados el día más caluroso del año. La playa de Baiona es donde se ha registrado la cifra más alta pero también los bañistas de O Vao o A Lanzada disfrutaron ayer del agua a 23 grados y en Rodas y Samil se alcanzaron los 22, una cifra que también se anotó en Riazor.

Meteogalicia chequea a diario la temperatura del agua de todos los arenales gallegos y desde el Observatorio Oceanográfico de la Estación de Ciencias Marinas de Toralla (ECIMAT) se hace lo mismo con las aguas de la Ría, aunque con sensores situados a una mayor profundidad que los de la agencia gallega -situados a unos 20 o 30 centímetros bajo la superficie- por lo que la temperatura detectada por Ecimat, es sensiblemente inferior a los datos publicados por Meteogalicia.

Precisamente este verano, en la jornada del 11 de julio, se batió el récord de los últimos cinco años, con el agua a 21,97 grados, una marca que sigue imbatible.

Ola de calor en Galicia: máximas de tarde


Otra circunstancia inusual que se está produciendo esta semana es que las temperaturas no alcanzan su pico en las horas centrales del mediodía, sino que en ocasiones no es hasta las siete o incluso las ocho de la tarde, cuando el mercurio alcanza su apogeo. Fue lo que ocurrió el pasado miércoles, en el que la máxima de la jornada de Vigo, de 30,1 grados, se anotó a las 20.00 horas. "Ocurrió porque cambiaron las condiciones a nivel sinóptico, aumentó el efecto de la radiación y sopló aire más cálido. Todo eso hizo que las temperaturas continuasen subiendo por el calor que continuaba emitiendo el suelo", explicó Carlos Otero, de Meteogalicia.

Además de la vertiginosa subida de las temperaturas máximas, también las mínimas continuarán muy altas, con previsión de que en Vigo no bajen de los 25 grados. De hecho, la estación meteorológica de la ciudad olívica ya marcaba ayer a las 6.20 horas de la mañala 30,7 grados.

Vilagarcía combate la ola de calor // Iñaki Abella


¿Cuánto dura la ola de calor en Galicia?

Con todo, no se han producido incidentes notables derivados de esta ola de calor que permanecerá sobre Galicia por lo menos hasta mañana, aunque se espera que las temperaturas vayan descendiendo progresivamente hacia cotas más típicas a estas alturas del período estival. Así, el lunes cambiará el sentido del viento de noreste a este y la comunidad quedará en una situación atmosférica intermedia. "No estará bajo la influencia de una baja pero entrará aire cargado de humedad desde el Atlántico que dejará nubes superficiales y brumas hasta la noche en la zona del litoral", explicó Carlos Otero.

Las temperaturas caerán de forma importante aunque la previsión es que comiencen a recuperarse de forma progresiva para alcanzar valores normales para esta época del año. "Se recuperarán los valores normales a partir del miércoles o el jueves e incluso se quedarán algo más bajas de lo habitual para estas fechas de agosto en la mitad occidental, precisamente donde más han padecido la ola de calor, donde se quedarán entre 1 a 3 grados por debajo", precisó el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca