26 de febrero de 2018
26.02.2018

La catedral de Tui se 'resistió' a las normas imperantes del románico

La tesis de un historiador del arte gallego avala que su arquitectura no siguió la moda impuesta por Roma

26.02.2018 | 15:34
La catedral de Tui se ´resistió´ a las normas imperantes del románico

La aparición del arte románico en Galicia no fue uniforme. Esa es la tesis del investigador de la Red de Estudios Medievales Interdisciplinares, Javier Castiñeiras López, que acaba de publicar los resultados de su estudio: Mientras en la catedral de Santiago se abrazaron los vientos renovadores impulsados desde Roma, en la catedral de Tui se constatan procesos artísticos de resistencia frente a las reformas.


El investigador concluye que "en las iglesias de San Martiño de Mondoñedo (Foz) y San Bartolomé de Rebordáns (Tui) se desarrollan unos discursos artísticos de frontera, en los que no puede hablarse de una influencia directa de la reforma impulsada desde Roma". La tesis de doctorado de Castiñeiras López, centrada en las particularidades del primer románico de Galicia, centró el estudio en las dos catedrales gallegas más antiguas: San Martiño de Mondoñedo en Foz y San Bartolomé de Rebordáns en Tui.

Estas dos antiguas sedes catedralicias son las que centran buena parte del trabajo, aunque el autor también tuvo en cuenta los más importantes monumentos románicos de esta etapa histórica, desde Toulose a Jaca, pasando por San Isidoro de León e incluso las fases iniciales de la catedral de Santiago.

Por esta razón, el autor asegura que "el románico inicial de Galicia no debe entenderse como uniforme, ya que mientras que en la catedral de Santiago se abrazaban los vientos renovadores en el artístico y el político, en estas pequeñas sedes se constatan procesos artísticos de persistencia frente a las reformas e incluso de resistencia activa a los cambios del momento".

El autor es doctorando y becario en el Departamento de Historia del Arte de la USC y los directores de la tesis son los profesores Manuel Núñez y David Chao.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook